martes, 16 de diciembre de 2014

“Amor y Sexo” Una combinación Mágica.



Hablar de Amor es fascinante, y si le agregamos la palabra sexo mejor aún. El amor es fundamental para la vida. 

Desde que nacemos dependemos de este artículo de primera necesidad llamado “AMOR”. La mayoría de los problemas del ser humano viene de la ausencia de amor, amor a sí mismo, a los padres, a la familia,  amigos, hijos, pareja.

Definir el amor de forma absoluta y completa es una tarea tan utópica como intentar cruzar los océanos caminando. Un concepto abstracto y complejo. Poetas, filósofos han llevado a cabo su propia definición. Pero hay comportamientos y actitudes desinteresadas e incondicionales que muestran un sentimiento de afecto.

“Amaos los unos a los otros como yo los amo a ustedes”

Sabemos que estamos enamorados de nuestra pareja cuando podemos no confundir ilusión con amor, deseo sexual con amor, interés económico con amor, o cuando buscamos un papá o mamá por amor.

Nos enamoramos con el cerebro, no con el corazón, ni con los genitales. Un individuo que dice estar enamorado debe experimentar ciertas modificaciones en algunos sectores del cerebro. El corazón representa su aceleración cuando vemos a esa persona que nos gusta por eso late. Se acelera. De allí regalar corazones. Hormiguea el estómago, las manos sudan.

El amor de pareja, es el único amor que representa particularidades bastante especiales que lo diferencia del resto.

En este caso el sentimiento amoroso está condicionado porque necesita la respuesta de la otra persona.

Amar requiere ser amado. De lo contrario el amor termina extinguiéndose tarde o temprano. De hecho la mayoría de los amores para siempre, que no son debidamente correspondidos no son normales (con excepción de la viudez) porque involucra un sentimiento de pérdida pero no de abandono. Es por eso que algunos comentan mejor hubiera sido que muriera y enfrentar ese duelo y no el duelo del abandono.

El amor reclama, es exigente, exigimos fidelidad, exclusividad e intensidad.

No es lo mismo enamorarse a los 12 años que a los 25 años. El amor verdadero requiere madurez emocional.

De los 12 a 15 años idealizamos a la pareja, es intenso. Aquí no hay búsqueda de pareja. Puede ser reemplazada por otra rápidamente. Es Fugaz.

De 15 a 18 años, es de fascinación. Valoramos la superficialidad, si el chico o la chica está buena, si sabe bailar, si tiene carro, si trabaja o estudia. Tiende a valorar más lo que a uno le gusta.

El Verdadero amor, es el que persiste y al que todos aspiramos en la vida. Aparece en la adolescencia madura o cuando se es adulto.

No hay recetas mágicas, hechizos, amarres para poner a la pareja patas arriba y hacerle el amor. Más bien existen condiciones que favorecen la relación.

-        Buscar una pareja con ciertas semejanzas
-        Es importante la edad, contemporánea  nada de 40 y 20
-        Comunicación y diálogo recíproco
-        La cultura, creencias, religiones
-        Ambiente común para ambos afianzado en el concepto familia.
-        Formación en valores. Respeto, compromiso, responsabilidad, Integridad. 

La sexualidad dentro de la relación de pareja es una parte esencial para que la relación siga funcionando, pero no solamente la parte de la frecuencia sexual, sino la sexualidad como parte de la complicidad en pareja, como un espectro más amplio de aquello puramente genital, las miradas, las caricias, un susurro, los juegos, las palabras... todas aquellas cosas que conforman el erotismo. Esa complicidad y acercamiento emocional.

Rizo explica que el Eros en la pareja,  es la pasión, me gusta, te gusto, te deseo, me deseas, es el  coito, hacer el amor, donde  hay que prestar atención  y estar monitoreando constantemente. El Eros puede bajar, pero nunca dejarlo descender mucho porque si llega a cero jamás se vuelve a recuperar muy difícil. Si no hay eros tienes una relación de hermanitos o de amistad por lo tanto es incompleto no funciona.

La sexualidad es una necesidad básica del ser humano que tiene que estar activa siempre en la pareja donde se favorece los vínculos y la autoestima, así como la seguridad emocional de sentirse amado. ¿Sabías qué un buen masaje erótico sensibiliza y activa el deseo sexual?

“La grandeza y profundidad  de las relaciones de pareja está en el amor y el sexo que nos disfrutamos”















Lcda. Sandra Celis.
Autora del libro: Sexualidad Hot Hot