domingo, 26 de agosto de 2012

Crece la formación de Facilitadores


Con alegría he observado la creciente demanda de formar Facilitadores de Aprendizaje, esto es una noticia maravillosa y un hecho muy positivo para las organizaciones que lo están haciendo, las que continúan haciéndolo y las que lo harán.

La necesidad que tenemos los seres humanos de aprender data desde la existencia, y es por eso que el aprendizaje sigue siendo el  camino para una vida más plena y de menos tropiezos.

El Dr. Peter Senge, experto en aprendizaje organizacional refiere sobre la importancia de  Aprender a  Aprender, lo  siguiente: “El verdadero aprendizaje llega a la esencia de lo que significa ser humano. Mediante el aprendizaje nos re-creamos y nos volvemos capaces de realizar lo que nunca antes pudimos hacer. Mediante el aprendizaje incrementamos nuestra capacidad de crear, para formar parte del proceso generativo de la vida. Todo ser humano siente un profundo anhelo de este aprendizaje."


El primer paso

Antes de decidir formar un equipo  de  facilitadores,  es recomendable tener diseñado un plan de acción para estos profesionales, así una vez terminado el proceso de formación, pasen a poner en práctica lo aprendido y  se activen cumpliendo  con este nuevo rol; que por lo general está lleno  de satisfacciones positivas al ver en la gente que aprende, su  alegría y transformación.

Cuando en organizaciones nos contratan  para formar equipos de facilitadores, lo primero que garantizamos es que quienes se forman, recuperen el placer de aprender, y que se hagan conscientes que desde ese placer deben facilitar para contagiar a sus aprendices. El aprendizaje con diversión y disfrute siempre marcará la diferencia entre la fijación de un contenido y el cambio  de conducta.


¿Para qué formar Facilitadores?

l aprendizaje organizacional requiere como columna primaria, que exista un ambiente donde aprender  y contribuir con el aprendizaje de otros sea la constante; para poder lograr que se generen en las personas y en los equipos los cambios necesarios.

Una de las fortalezas de tener un equipo de facilitadores; radica en contar con gente flexible a los cambios, que los viven con menos resistencia y, que contribuyen para que otros aprendan lo necesario; esto hace de los procesos de transición situaciones menos traumáticas y difíciles, y por ende aumenta la velocidad en la obtención de resultados en los equipos.

Creemos en la formación de facilitadores internos, ya que hemos evidenciado los resultados que son capaces de producir en organizaciones de diferentes dimensiones y características.

A todos los facilitadores que se forman y producen cambios, estén en el lugar que sea, reciban nuestras palabras de estimulo para continuar este camino y el agradecimiento por enaltecer esta noble profesión.  


Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje
Teléfonos: +58-241-868.1788 
Twitter: @amanciojeda     


lunes, 20 de agosto de 2012

Pasión sin fecha de vencimiento


Se dice que la pasión se pierde con el tiempo, esto se lo achacan tanto a las relaciones de pareja, como al trabajo, como a un deporte, etc. En lo particular creo que las pasiones deben ser alimentadas en todos los sentidos, como quien RIEGA una planta, la ABONA para que se mantenga sana y la PODA para que luzca frondosa y crezca de manera orgánica.

Tomaré la metáfora anterior para distinguir los tres (3) momentos de la Pasión y qué hacer en cada uno para mantenerlos en el tiempo.

Regar una pasión
Implica colocar el "agua precisa" para que la pasión pueda fluir y tomar sus nutrientes necesarios, que provienen de todos los sentidos, es decir, todo aquello que se ve, se escucha, se huele y se siente con respecto a esa Pasión es agradable y hace que se observe de forma positiva, por lo tanto se orientan los pensamientos y emociones hacia ello sin problemas mayores.
 Cuando algo gusta con interés y se hace lo necesario para tenerlo, es el inicio de la Pasión, existe un interés más allá de lo normal por esa persona, por ese deporte, por ese trabajo, etc. Y se hace lo necesario por disfrutar de ello. Este momento de la pasión está marcado, porque es muy fácil el cambiar las prioridades de las actividades propias por disfrutar el placer que esta pasión genera. Aquí el "Deseo" es clave y se convierte en el agua que "hidrata esta planta".

Aquí los esfuerzos son menores, dado que los impulsos tienen una seria inclinación a permanecer cerca de esa pasión y disfrutar del placer que genera.

 Abonar una Pasión
Aquí se encuentran las condiciones actitudinales personales para hacer las cosas adecuadas que hagan mantener viva la pasión y que vaya alimentándose de los actos que van aconteciendo, quien no riega una pasión, no tiene para que abonarla; pero quien si la riega, abonarla es una necesidad.

Se abona una Pasión, cuando se somete a ella de manera ecológica, es decir evitando los excesos y provocando armonizar la cantidad en tiempo y en espacio; así mismo, cuando se comprende que el disfrutar de una pasión requiere de un crecimiento recíproco, la pasión recibe como Abono la retroalimentación de quien disfruta, la pasión sabe que un nutriente para ella es la comprensión del tipo de relación que se mantiene, donde no existen ventajas de uno sobre el otro.

Los deportistas apasionados saben que por mucho que quieran hacer esa actividad, no pueden excederse ya que vendría lo que se conoce como "agotamiento o fatiga muscular", y con ello se inicia la pérdida de la pasión. Por otro lado, la pasión se mantiene viva cuando se desarrolla una actividad y los resultados van creciendo cada día, sin que se convierta en una rutina agotadora donde se reduzca la creatividad.


Podar una Pasión
Regar una planta es relativamente sencillo, colocar el abono es más complejo pero nada que alguien con sentido común no pueda hacer, incluso cuando se trata de regar una pasión. Ahora bien, podar una planta es una tarea que requiere unas habilidades personales acordes a esa tarea; los sabios jardineros afirman que: la poda se debe realizar en la época de receso vegetativo de la planta, siempre atento al clima y las temperaturas.

Aquí está el manejo del arte de ser un verdadero apasionado, aquí se requiere estar muy centrado, aprender a descubrir las "ramas secas" para quitarlas y que puedan surgir nuevas; también se necesita una mirada aguda para comprender que vienen nuevos tiempos y que la planta cuando se poda, no es igual a la que se sembró y mucho menos a la que ha ido creciendo de forma libre. Un apasionado que sabe podar comprende que toda Pasión tiene una evolución, que se pasa del mero deseo a la madurez de un proceso donde se requiere eliminar ciertas creencias y paradigmas, para redescubrir la pasión en un estado superior.

Un verdadero apasionado descubre cada día mejores y mayores razones para mantenerse disfrutando de esa Pasión que sólo depende de él y no de otro.

Un hombre o una mujer que se diga ser Apasionado(a), sabe que debe podar sus límites de ver la pasión sólo como un sentimiento momentáneo y pasar la pasión a la manera en que se relaciona con su pareja en muchos de los sentidos. Un(a) amante apasionado(a) sabe inventar nuevas maneras para mantener viva la llama y sacar de cada instante íntimo el mayor de los placeres y el sentido de trascendencia a través de su entrega y la aceptación de la entrega del otro. 

Una sabia frase de Alexander Hamilton para cerrar este artículo: "Los hombres son animales razonables regulados por el impulso de la pasión." 

Amancio E. Ojeda Saavedra 
www.alianzasdeaprendizaje.com
@amanciojeda

domingo, 12 de agosto de 2012

Las Organizaciones que Innovan, creen en su Gente


Leyendo a Perter Drucker, conseguí un párrafo  que me invitó  a la reflexión profunda, sobre la importancia que toma la gente y los valores humanos, en el futuro de las organizaciones. Este guru de la Gerencia dice:

“Los faros de la productividad y  de la innovación deben ser nuestras guías. Si logramos utilidades a costa de disminuir productividad o de innovar, esas no son utilidades: estamos destruyendo  capital. Por otro lado, si continuamos mejorando  la productividad de los recursos clave y mejorando nuestra posición innovadora, vamos a tener ganancias, no solo hoy, sino mañana.” 

Interpretando  las palabras de Ducker, él está afirmando que las ganancias de las empresas de hoy y mañana estarán ligadas de forma proporcional a la capacidad que tenga la organización de innovar.     

No  me imagino una organización del mañana que no  este inmersa en un profundo y continuo proceso de innovación, mucho  menos me imagino una organización en procesos de innovación sin que este liderado y sostenido por la creatividad humana, y me cuesta pensar que exista innovación sin gente preparada para ello.

Yo me atrevo afirmar, que la innovación en los próximos años será un proceso tan necesario y natural dentro de las organizaciones, como lo  es hoy  la Gerencia, la Contabilidad o el Mercadeo.  

¿Es fácil  innovar?
Siempre ha sido  factible innovar, si se esta preparado para ello, como  es fácil hacer una buena gerencia si se aprende hacerlo. Solo se requiere que una organización piense en que la innovación no  es una moda, debe ser declarada como una forma necesaria de mantenerse en el mercado.

El principio de la innovación no  es la buena fortuna o la suerte, es que las mentes estén preparadas para ver oportunidades de desarrollo  de productos y  servicios donde otros no la han visto antes. Y para poseer esta sintonía entre lo nuevo, la esencia de la organización y las “necesidades”  del mercado, se requiere personas expuestas a una preparación constante.

Querer innovar, es saber que se debe invertir en la Gente, para que lo haga.


Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje

Twitter: @amanciojeda      

domingo, 5 de agosto de 2012

Un regalo infinito en mi cumpleaños

El próximo miércoles 8-8 es mi cumpleaños, dado que es la unión de dos símbolos de infinito si giramos 90 grados cada número, creo que merezco un regalo verdaderamente infinito, ya sea esto sólo una excusa para apoderarme del merecimiento o solamente la forma de expresar que he decidido consentirme. Ese día miraré a los ojos y con una sonrisa, al mayor número de personas; lo haré consciente, lo haré con la intención de captar miradas que me lleguen al alma y que se queden en mí para siempre. Iré a una discotienda y me compraré un álbum que me lleve a otro lugar, no importa que sea al pasado o al futuro; igualmente visitaré una librería para elegir un libro que me divierta, sólo que me divierta.

Comeré un nuevo plato, disfrutaré de un nuevo sabor en mi paladar, buscaré para comer algo que se convierta en una experiencia diferente para mi carta de sabores. Regalaré cosas, haré un acto de dar y desapego, ese día me desprenderé de algo material que me guste mucho, para conectarme con mi ser. Hablaré con Dios, y sin pedirle nada, le ofreceré algo. Agradeceré a quienes me feliciten con las palabras necesarias, esas que me hagan sentir que he sido recíproco con ese gesto. Besaré a mis hijos y los abrazaré con el corazón abierto, les dejaré saber que han sido un gran regalo para mí. Disfrutaré de las mieles del amor que Ana Luisa me da, le pediré que me regale su sonrisa para dejarla tatuada en mi memoria.

Disfrutaré la compañía de quienes estén conmigo de cerca y de lejos. Me cantaré a mí mismo la canción de cumpleaños que tanto me gusta, la escrita por Armando Molero, esa que inicia así: “Hoy día de tu cumpleaños, te vengo a felicitar, también te vengo a ofrendar...”. La agenda no está diseñada, ni lo estará; seré un ser despreocupado de la hora, haré que el día lo guíe el disfrute y no el reloj y los compromisos con otros. Nada de lo que me propongo será una imposición para hacer, sino un deseo, de no cumplirse ese día estará en los pendientes para los próximos. A mis lectores, que están acompañándome desde hace tanto tiempo y han hecho de esta columna un lugar para recrearnos, aprender y compartir; esperaré tus felicitaciones y buenos deseos, consígueme en las redes sociales y allí nos saludamos. 





Amancio Ojeda Saavedra 

amancio@alianzas.com.ve 
Twitter: @amaciojeda 
Mi sitio en Facebook http://smlk.es/aeos