viernes, 19 de julio de 2019

Símbolos y rituales del liderazgo

Es sabido que los liderazgos se construyen sobre la base del uso de los símbolos y rituales, en algunos casos más evidentes y estratégicamente pensados, y en otros casos espontáneos y menos llamativos.

Los símbolos acompañan al líder a reforzar su identidad, condiciona a sus seguidores a identificarlo con algún elemento que lo hace particular, los símbolos son parte de la marca que lleva la persona que construye su liderazgo; por otra parte, los rituales son una serie de acciones basadas en las creencias del líder y el entorno, que gozan de valor psicológico y establecen vínculos, acuerdos y patrones de comportamiento entre el equipo;  estos suelen ser más poderosos que la firma de un contrato, que el  paso del tiempo y que la distancia geográfica.    

Dado nuestra tendencia como seres humanos a ser gregarios y conformar tribu, buscar lo que nos une en las diferencias, y con una formación basada en seres superiores, la sociedad le ha dado un gran poder a los símbolos y rituales, y con ello, poder a quienes lo dirigen.

La saga “Game of Thrones” muestra con claridad este tema, sólo para mencionar un símbolo está  “El trono de  hierro”, y como  ritual, la manera en que Jaime Lannister nombra caballero a Brienne de Tarth, situación que se da en la misma forma que en la época de los celtas o, la que hemos leído y visto en “La leyenda del rey Arturo”.  

Rituales hoy
Como sociedad actual tenemos otros rituales, como el bautizo en cada una de las religiones, grupos espirituales o sectas; la celebración de los cumpleaños, los actos de graduación, entre tantos.

Los actuales líderes que quieran fortalecer su liderazgo, les sugiero crear sus símbolos y establecer sus rituales, que seguramente serán menos complejos que en los tiempos medievales pero no por ello menos poderosos.

He visto como líderes organizacionales lo hacen de manera intuitiva, y que terminan dándole grandes resultados, sólo haré mención a dos casos que me gusta destacar:

1) En una empresa de inversiones financiera, cada viernes el código de vestimenta es bermudas o jeans gastados, y camiseta, y a las 4:00 pm se toman 15 minutos para dar gracias por la semana y compartir (únicamente) buenas noticias, luego todos se suman a ver una película, que pueden o no analizarla al final. Al principio sólo se quedaban para la película un grupo pequeño, ahora, nadie falta a la cita.
           
2) En la Gerencia de distribución y logística de una empresa del sector alimenticio, el líder del área, ante la gran cantidad de conflictos y la gran rotación de personal decidió que,  durante un año toda persona nueva que ingresará, en su primer día, él haría que ese fuese un día positivamente inolvidable, incluyendo que él como líder le daría la ronda de presentación y tomarían el almuerzo juntos, por otra parte, implantó el “Di-Lo-Té”, que consiste que cuando  un colaborador tiene una dificultad importante (personal o laboral), sólo tiene que escribirle un email o un mensaje de texto con la palabra “Di-Lo-Té”, y antes de terminar el día o como tarde al día siguiente  buscarán un  tiempo  para tomarse un té y conversar. Sin temor a dudas este es el gerente más amado, con el equipo más solido y comprometido, y con grandes resultados.

Los líderes eligen los símbolos como muestra de los valores de su misión,  y  hacen de estos una identificación de uno para muchos; de los rituales, hace una huella trascendente en el corazón de todos, porque los vive con la convicción de la transformación.   

El líder que cuida su tribu hace única la convivencia, el servicio y la trascendencia. Te pregunto: ¿Cuáles son tus símbolos y rituales como líder?  


Amancio Ojeda Saavedra   
@amanciojeda 

domingo, 7 de julio de 2019

Liderar de la “A” a la “Z”

Amar: la gente, la acción y las transformaciones, en estos 3 espacios es donde toma sentido el liderazgo. 

Buscar sin desmayo: para que las cosas pasen en armonía, se necesita tener la convicción de que el fin no justifica los medios. 

Convencer: a quienes le siguen y a quienes le adversan, que su propósito es factible y necesario. 

Diseñar junto a su equipo: las estrategias necesarias para alcanzar el propósito. 

Educar:  Una responsabilidad ineludible, la gente debe aprender junto al líder. Un líder será mejor si tiene competencias de facilitador de aprendizaje.

Felicitar en público y corregir en privado:  Esta fue la primera lección de liderazgo que recibí, es necesaria su aplicación, da grandes resultados. 

Gobernar con mucho carácter:  su temperamento, malos hábitos y bajas pasiones, para poder mostrar la coherencia y ser ejemplo. 

Hacer que las cosas pasen:  y que las cosas que ocurran tengan sentido, dirección, propósito, que sumen a la causa. Liderar es verbo, y desde allí está la convocatoria al hacer, a la acción.

Inspirar:  energía y entusiasmo cuando los ánimos están caídos, y sosiego cuando la ansiedad se hace presente. 

Juntar todas las piezas:  para que el equipo rinda y genere los resultados esperados.  

Kaizen:  una práctica de mejora continua, que genera espacios de aprendizaje y crecimiento a los equipos. “

Llevar a las personas donde no irían solos:  Esta es una definición de liderazgo me gusta, porque siendo desglosada, deja claro lo que hace el liderazgo desde la influencia. 

Modelar  las conductas que espera de su gente: Nada más poderoso para un seguidor ver la coherencia en el líder, esto marca una diferencia notable.

Nadar en contra de la corriente:  cuando sea necesario, eso le da templanza y reafirma el compromiso; además, este ejercicio permite observar las tácticas que necesitan ser cambiadas o modificadas para poder seguir avanzando. 

Organizar procesos:  de manera que permitan el fluir hacia los resultados. 

Preguntarse con frecuencia:  la capacidad de cuestionarse sin perder la seguridad es una práctica tan desafiante como necesaria, y al hacerlo es saludable iniciar por poner las interrogantes en: ¿hacia dónde nos dirigimos? 

Quitar las piedras del camino:  las que se le presentan al equipo, él debe servir de facilitador para la generación de resultados. 

Romper con viejos esquemas: la manera de hacerlo de forma fácil y ordenada, es asumiendo la innovación como el nuevo paradigma, y aplicando una de las muchas metodologías. 

Servir:  el líder está para servir y no para ser servido. Esta frase la repito con frecuencia , aun hay personas que creen en que liderar se trata de una posición jerárquica y de mandato. 

Tender puentes: para aquellos que estén dispuestos a sumarse al propósito. 

Utilizar todos sus recursos:  para definir su propio estilo de liderazgo, y con ello conectar a la gente con la misión a la que invita. A esto es lo que llamamos “liderazgo ecléctico”. 

Visionar: el lugar final, el punto exacto al que está convocando, con claridad meridiana de cuanto y que gana la gente al acompañarlo para ese destino.  

Win-Win  (ganar-ganar): Así se llama el juego donde todos se benefician del proceso de liderazgo, incluso los ausentes. 

Yo: es de las palabras menos frecuente en el lenguaje del líder, al menos que le corresponda asumir la responsabilidad de lo que no funcionó.

Zambullirse a liderar implica: creer de manera absoluta en que las personas tienen el poder de transformarse, ser mejores, felices y generar grandes resultados. 


@amanciojeda 
amancio@alianzasdeaprendizaje.com