martes, 30 de agosto de 2011

El Maná de la Excelencia Organizacional


Toda organización que aspire a tener resultados positivos en todos los sentidos (productividad, calidad, clima organizacional, ventas, desarrollo, innovación, etc.) debe tener claro cuál es su “Maná”.

Se conoce el Maná como el alimento enviado por Dios todos los días (menos los sábados) durante la estadía del pueblo de Israel en el desierto; también se encuentran referencias (Según los Judíos) que el Maná tenía el sabor y la apariencia de aquello que uno más deseaba.

Las organizaciones hoy necesitan tener identificado claramente cuál es su Maná o alimento, que de manera “divina” inspire a su equipo a la búsqueda de la excelencia.

Son muchas las empresas u organizaciones que se alimentan del medio, de las oportunidades del mercado, de los conflictos de sus competidores, de la demanda natural de un servicio o producto. Lo  anterior sólo arroja resultados promedio; para tener resultados superiores se requiere una inspiración mayúscula, se necesita el Maná. 

Donde conseguirlo 
La primera fuente de inspiración de una organización se encuentra en su propósito, en ese elemento  que da origen y  sentido  a tener un equipo  de gente haciendo  algo, que debe ser más poderoso que producir rentabilidad para sus miembros y socios.

La misión y visión de la organización son parte de ese Maná necesario, son los que nos dicen junto a los valores compartidos,  que es el lugar donde se desea pertenecer y donde se quiere permanecer para hacer cosas que no  se harían y lograrían en otra parte.

El liderazgo funciona como  otro factor fundamental para inspirar y comprometer voluntades; el líder tiene  la tarea de hacer que la gente consiga, todo lo valeroso de la organización, todo  el  aporte que la persona puede dar a la organización más allá de lo ordinario y normal, y como resultado, esa persona recibirá beneficios y  desarrollo que se ajustan a su necesidad real.

Así que cuando se piense en tener una organización de excelencia, se debe tener claro que el liderazgo a través de un propósito  y unos valores claros, harán que la gente se inspire y busque resultados extraordinarios, como quien disfruta el Maná.



Amancio E. Ojeda Saavedra 
 Alianzas de Aprendizaje 
Twitter: @amanciojeda     




domingo, 28 de agosto de 2011

Sobre el líder y su conducta (Parte II)


La semana anterior explique dos frases que escribí  en Twitter y  que merecían ser desarrolladas y  sustentadas, aquí continuo con 2 más las cuales no dejan de ser interesantes y valiosas.

“La mayor oportunidad que tiene un Líder, es la de influir en un seguidor para que se transforme en un nuevo y mejor Líder.”
En cualquier programa de formación de Liderazgo  que se aprecie de medianamente bueno, un participante debe aprender que la tarea principal de un líder es crear nuevos líderes, esta debe ser la primera  y más importante lección.

La influencia que debe usar el líder es para que sus seguidores aprendan y  se desarrollen, nunca para que estanquen y  dependan del líder; cuando  existe dependencia sobre una persona, cuando  las decisiones y las acciones están centradas para complacer  al líder y no para gestionar un resultados superior para todos, es un signo que el líder no ha aprovechado su influencia para generar la expansión de sus seguidores como nuevos líderes.

“El Líder debe aprender a agradecer y reconocer de manera honesta, quienes le siguen siempre descubren cuando miente.”
El reconocimiento, la caricia verbal  y física, y el agradecimiento honesto y  sincero  son fundamentales para un líder, aquel que no  sepa agradecer como líder generará sin duda alguna desmotivación en su gente, y  si  se usan estos factores tan fundamentales con el propósito  de manipular a sus seguidores, su gente lo percibirá más temprano  que tarde.

Es muy  fácil agradecer de manera honesta, para ello, se debe fortalecer la observación de todo  aquello que los seguidores hacen por la gestión, por la visión, por el resto del equipo y por el líder.

Se debe agudizar la mirada y  fijarse que la gente está sedienta de reconocimiento y  agradecimiento, trabaja impulsado por sus necesidades básicas y entre ellas la necesidad de ser apreciado y valorado; es por ello que el agradecer sinceramente no  es simple un reconocimiento  al otro, esto  es un acto humilde de decirle a un seguidor “Eres importante para mí y para el equipo”. 

Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje
Twitter: @amanciojeda


lunes, 22 de agosto de 2011

Sobre el líder y su conducta (Parte I)

Días atrás desarrollé por mi cuenta Twitter @amanciojeda el tema de Liderazgo, hecho desde la tarea de resumir la esencia de mi mensaje y pensamiento en 140 caracteres, hubo varias frases que escribí que causaron dudas y que dado que me gustaron mucho, merecen una explicación mayor. Así que decidí hacerlo desde aquí.

"Un líder que posee un doble discurso, provoca un solo resultado: Caos". 

Con toda certeza que hablar un doble discurso, que normalmente se divide en el Verbal y en el de los hechos, genera sin lugar a dudas confusión, frustración, decepción, anarquía y sobre todo mal ejemplo. Si lo anterior no se puede llamarse caos ¿Cómo lo llamaría usted?

Los líderes deben generar un discurso coherente y consciente, honesto e impulsador de acciones, los líderes tienen la obligación de cuidar lo que dicen y lo que hacen, por ello, para mí los líderes primero deben aprender hacer y generar resultados positivos y luego a decir. Cuando un líder sabe generar resultados las palabras sobran; cuando un líder sabe contagiar a la gente a través de sus acciones, los discursos tienen la carga emocional para enamorar a su gente con el propósito.

"El Líder no es el mejor técnico ni tampoco el mejor gerente, lo que si tiene es la visión más desafiante y clara para quienes le siguen". 

Quien tiene la capacidad de visionar de forma clara y con sentido para una mejor organización, para una mejor ciudad o para un mejor país; no necesita tener todos los conocimientos técnicos para lograr su visión, para ello necesita contagiar a un buen técnico para que lo haga; tampoco requiere que sea el mejor gerente para manejar el proceso de construcción de la visión, para esto debe apoyarse en alguien que lo sepa hacer.

Lo que si debe poseer de manera fundamental un líder es la capacidad de visionar, de ver más allá de los prejuicios y la realidad del hoy; debe estar convencido y convencer que hay la posibilidad de un lugar mejor si se toma el riesgo de salir al camino y andarlo con entusiasmo. Debe sobre todo saber vender la visión a todos.

En la siguiente entrega continuará...




Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje

Twitter: @amanciojeda     

sábado, 20 de agosto de 2011

Reformatorio de Líderes Empresariales

Basado  en una muy dura conversación para mí, donde escuchaba dueños de pequeñas y medianas empresas pronunciar los calificativos más indeseados para referirse a su personal, pensé: Deberían tomar a todos estos dueños de empresas, y  encerrarlos durante unas semanas en un “Reformatorio de Líderes Empresariales”. 
 

La  idea no ha dejado  de dar vueltas en mi cabeza, y les presento un ensayo  de  lo que serían los aprendizaje y resultados si  pudiera tener un equipo  de dueños de empresas pequeñas o medianas, que sienten que sus empleados son sus enemigos.

1.- Los haría tomar conciencia que los resultados de sus empresas, son proporcional  a su  liderazgo.

2.- Desmontaría la creencia de que “todos los empleados solo quieren sacarle el dinero a la empresa y no dar nada a cambio”. 

3.- Los llevaría a descubrir quién tiene mayor poder para romper el círculo vicioso de “demostración de quien es el más fuerte (el patrono o el empleado)”; y pasar a un circulo de expansión donde todos son fuertes y unen su fuerzas para crecer.

4.- Haríamos varias pruebas psicométricas para determinar el estilo  de liderazgo cada participante.  

5.- Diseñaría junto al equipo, planes particulares para trabajar sobre 3 aspectos puntuales: a) Ambiente de  trabajo; b) Desarrollo  de la gente y; c) Resultados de los empleados y  la organización.

6.- Tendría sesiones de Coaching  particulares, para trabajar elementos de liderazgo, motivación, modelos de comunicación, ente otros.

7.- Aprenderíamos sobre conceptos, que luego  deben presentar la aplicación para cada caso, sobre aspectos como: a) Visión, Misión y Valores;  b) Aprendizaje Organizacional; c) Negociación y Manejo  de Conflictos; d) Creatividad e Innovación;  e) Clima Organizacional; f) Planificación Estratégica, entre otros temas.

8.- Haríamos lecturas dramatizadas sobre conversaciones productivas entre Líderes y Empleados.

9.- Crearíamos juntos un “Diccionario del Lenguaje del Nuevo Líder”.

10.- Aprenderían estrategias de Facilitación, para que el líder asuma su rol de educador ante su equipo. 

Seguramente puedo incluir muchos más temas y quienes me leen también, pero la intención en este artículo es aproximarnos a un diseño  de un proceso de aprendizaje para líderes, el cual creo posible y necesario.

Cerremos con una frase de un autor necesario para el tema de liderazgo, el Dr. Warren Bennis que dice: “Lo que hacemos es resultado directo no sólo de qué y cómo pensamos, sino también de qué y cómo sentimos”





Amancio E. Ojeda Saavedra

Alianzas de Aprendizaje


Twitter: @amanciojeda 

jueves, 11 de agosto de 2011


Si estas “Full” ¡Decide!

“Es en los momentos de decisión cuando se forja nuestro destino”
Anthony Robbins
 
En una conversación, donde serví de coach, me llamó la atención que mi interlocutora, me dijera: “Estoy Full”, para significar que estaba llena de trabajo, con miles de cosas por “hacer”, y ciertamente tenia muchísimas cosas pendientes por resolver en su escritorio y en sus correos electrónicos.

Para probar su capacidad de acción, le dije que si quería ensayar conmigo una solución “mágica”, y  que este secreto lo compartiría con ella, si lo probábamos en los próximos 30 minutos; ella aceptó la propuesta.

De inmediato le pedí que organizara todos los documentos que tenía en el escritorio en tres grupos, a) los que estaban por falta de decisión, b) los que ameritaban una larga redacción o tarea, y c) los que dependían de información proveniente de otras personas. Sorprendentemente resultó que el Grupo “A” era marcadamente superior, casi el 75% de los pendientes eran por falta de decisión.

Iniciamos el proceso, yo tomaba un documento y buscaba que ella decidiera al respecto, verificaba que fuese la mejor opción, y pasábamos al siguiente; al cabo de 19 minutos habíamos terminado con el grupo  más grande, se había aliviado de esa “enorme carga”, su cara de sorpresa y alegría era un poema.

Ella aprendió que tiene una oportunidad de mejora en cuanto a su forma de asumir la toma de decisiones. Los otros dos grupos, se fijó compromisos de fecha y hora para cumplirlos, cosa que la puso muy contenta.

Sin duda no hay ninguna formula mágica, todo es cuestión de actuar sobre lo que nos corresponde. En muchísimas oportunidades nos vemos llenos de papeles, mails, notas, y tareas, que con solo decidir, decidir, nos ponemos en acción y cumplimos de forma sorprendente, haciendo  uso del tiempo de forma eficiente.

Me gustaría ver gente en los lugares de trabajo, menos angustiados y estresados, siendo  más eficientes a partir de que aprendan formas sencillas y efectivas al momento de tomar decisiones. Es necesario salir de las trampas que nos pone el miedo  a decidir, que solo nos suma improductividad y perdida de tiempo. Si estas Full, ¡Decide!


Amancio E. Ojeda Saavedra
Coach de Aprendizaje
amancio@alianzasdeaprendizaje.com
Twitter: @amanciojeda 
     

viernes, 5 de agosto de 2011

“Tener” es un falso placer

Observo y me observo en muchas oportunidades en una carrera por el “tener”: tener un nuevo  carro, una nueva casa, un nuevo teléfono, unos nuevos zapatos, un nuevo viaje de placer, un refrigerador más amplio, un computador más actualizado, etc. Y cuando racionalizo sobre esas “necesidad” me doy cuenta que ando buscando satisfacer el “placer de  tener”.

“Tener” genera un placer efímero y momentáneo, el “tener” crea una sensación parecida a ser feliz, el “tener” exalta el ego, lo sobre estimula y por esa razón es  que nos gusta tanto “tener”.
Hay quienes desarrollan una vida por “tener”, y lo anteponen al ser Feliz, basta con verlos que tienen muchas cosas, más de las que necesitan, pero menos de las que ellos buscan. Hay quienes son tan pobres que sólo tienen cosas materiales.

¿Cómo saciar esta sed de tener?
Una forma para salir de la trampa del “tener” y que me funciona cuando me descubro atrapado, es hacerme consciente que ser Feliz es una consecuencia de lo que soy, y no  de lo que tengo.

Yo soy feliz porque estoy cumpliendo los roles que soñé hacer y  que decidí tomar. Yo vivo feliz porque soy y hago mis roles de padre, esposo, hijo, facilitador, consultor, ciudadano activo, entre otros. 

Cuando me llega el desespero o el apuro porque “tengo que tener algo”, me digo:  - Eso llegará en su justo momento, así que ponte hacer lo que te genera un verdadero placer.

Yo no creo que el “tener” sea algo nocivo, muy por el contrario, yo  quiero ir mejorando mi  calidad de vida cada día, pero de lo que estoy  seguro es que es el ultimo escalafón de la pirámide, como respuesta del universo  cuando te enfocas como base a SER, luego te dedicas  a HACER y seguro llegaras a TENER.

 ¿Qué haces tú cuando te descubres en la trampa del “Tener”? 

Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje

Twitter: @amanciojeda