sábado, 25 de febrero de 2012

Forma de Vida: Tener siempre la Razón


Comparto  con gente que tiene una necesidad insaciable de tener la razón,  su vida (casi enteramente) está dedicada a formarse, hacerse diestro y mostrarse en el “arte” de argumentar para tener la razón.  Sólo se sienten tranquilos y aliviados si en una conversación el resultado es que presentaron los “mejores” argumentos, y lograron que les dijeran: “Tienes razón”.

Cuando me encuentro con gente de este perfil, siempre reconozco  una muestra de estas y otras  características conductuales, a saber: 

1.- Es muy buen hablador, pero muy  mal  escucha. 

2.-  Busca rápidamente los extremos para polemizar y así mostrar “su poder”.

3.- Le  molesta dejar una conversación suspendida, siempre quiere llevarla hasta el final. 

4.- Subir el tono de voz e interrumpir a su interlocutor es práctica común.  

5.- Es capaz de comprometerse con una acción que no  desea, sólo por el  hecho  de  demostrar “Cuanto puede hacer”. 

6.- Hace una combinación frecuente de recursos como el humor negro, la ridiculización de otros y el sarcasmo. 

      7.- Es notorio por su rostro y emocionalidad que disfruta de la confrontación.


Dice un viejo dicho popular: “para pelear se necesitan por lo menos dos”, para polemizar ocurre lo mismo; por tanto recomiendo  a quienes se consigan con personas con esta particular forma de ser o de  comportarse en ciertos escenarios, restarles poder a través de no caer en la provocación. 

Esta acción que recomiendo  es más pensando en las personas que sienten que es inútil y estéril este tipo  de  confrontaciones y, que saben que pueden solventar cualquier diferencia por otra vía menos desgastante.

Creo que merece el cierre de esta entrega, una frase  del  matemático, físico y filósofo religioso francés, considerado como una de las mentes más brillantes de la historia intelectual occidental, Blas Pascal, que dice: “El que cree tener razón entre todas las cosas, la razón de las cosas desconoce”. 

Amancio E. Ojeda Saavedra
Twitter @amanciojeda
  

domingo, 12 de febrero de 2012

3 Lecciones de Liderazgo para la Juventud

Esta entrega es el deseo de expresar mi  agradecimiento  a un equipo de Líderes Jóvenes que me acompañaron en mi última aventura intelectual, reconociendo su energía, poder, profesionalismo, creatividad y compromiso. Cuando te acompañas de líderes buenos tus resultados son maravillosos.

Siendo el Liderazgo un tema que tanto me apasiona, estudio y practico, en ocasiones me descubro  diciendo y  haciendo  cosas que sorprende algunas personas, y luego cuando reflexiono, me doy cuenta que lo que he dicho proviene de un conocimiento basado en lo leído y luego llevado a la acción, así se convierte en un hábito. 


Con mucho orgullo hoy está en mis manos el producto  final de una investigación y trabajo  desarrollado con mucho  amor, y  que es la suma de mucho tiempo, de mucho  decir y mucho  hacer. Me refiero a mi primer audiolibro: “Las 3 Lecciones perdidas del Liderazgo”. Es un CD que desde mi voz y desde la voz de la locutora profesional Rocelli Bravo, comparto reflexiones sobre este importante tópico que siempre está vigente y cada día es más necesario aprenderlo.

Este trabajo surgió de una conversación con un gerente amigo, quien descubrió un nuevo  mundo  del  liderazgo cuando le presenté una de mis ideas sobre el tema, y que luego se convirtió en una de las lecciones. Su sorpresa y  sus reflexiones me invitaron a escuchar que había una oportunidad decir mucho  de  lo  aprendido en estos años sobre Liderazgo.

Otra conversación me llevó a plantearlo como proyecto, y otra más a decidirme ejecutarlo. En estas conversaciones se sumaron un equipo de gente (con promedio de edad es de 24 años) que hoy quiero reconocer su trabajo, y que sin duda fueron partícipes para hacer de este proyecto una realidad.

Inicialmente a mi  esposa Ana Luisa, quien sigue impulsándome hacer cosas nuevas e innovar; María Fernanda Vidal quien me acompañó en la transcripción de mis ideas y conceptos, dándole el sentido y forma;  Julio Cesar Rodríguez quien fue el líder del proyecto, y  puso esmero para que todo saliera de manera óptima; Daniela Lara quien hizo un diseño gráfico impecable en este trabajo y Osmer Diana el responsable de la grabación, edición y  creador de la música.

Existe una gran cantidad de líderes, seguidores, intelectuales, maestros, amigos, proveedores, clientes, entre otros. Que están de manera indeleble en esta obra, dado que soy un poco lo que ellos han dejado en mí, es por eso que a todos ellos les dedico esta obra de manera especial.

Este audiolibro es un producto  joven para jóvenes líderes, para la juventud que quiere aprender a asumir roles de liderazgo basado en la acción y en los resultados, para aquellos que comprenden que la transformación de nuestro entorno depende de líderes que saben: Comunicar, Servir e Integrar.

Resumen de las 3 Lecciones

Lección 1: El Líder Comunicador
Se presentan las bases para abandonar los hábitos de ser un líder “Hablador”
para ser un verdadero comunicador; aprendiendo  a usar los nuevos códigos lingüísticos dados: la evolución tecnológica, el desarrollo de la escucha y el rol como educador.

Lección 2: El Líder Servidor
Los líderes son en esencia unos servidores de sus seguidores, y todo líder debe saber cuáles son las 3 principales situaciones en la que les corresponde estar presentes y atender a sus equipos. En esta lección sabrán cual es el principal y más noble servicio que debe ofrecer un líder.

Lección 3: El Líder Integrador
Aquí ponemos énfasis en los recursos que debe desarrollar el líder para lograr una verdadera integración sobre el desarrollo  de  una visión, basado en su equipo y los equipos que los rodean, un pensamiento  sistémico y  la toma de decisiones.  

Si deseas adquirir el audiolibro, comunícate con nosotros a info@alianzasdeaprendizaje.com

Amancio E. Ojeda Saavedra
Twitter @amanciojeda

domingo, 5 de febrero de 2012

El Líder como reforzador de Conductas.

Si  existe una “fórmula secreta” para que el líder logre más y mejores resultados, es hacerse cargo  de  las conductas que observa en sus seguidores; quien dirige un equipo humano, debe ser un observador de conductas muy  atinado, para poder conseguir y  separar aquellos comportamientos que suman de los que restan.

El ejercicio del liderazgo, es una actividad que se hace con la gente, y  la gente se expresa a través de sus comportamientos; basado en esto, el  líder debe ser consciente que su equipo mostrará resultados con base a la suma de las conductas de todos los que lo conforman.

Si  un líder sólo observa y  destaca las conductas negativas o las que restan, de manera “inconsciente” las está reafirmando; y  si de paso, no ha desarrollado el hábito y  la competencia de reconocer las positivas, pues su gente se expresará basada en comportamientos  que no  contribuyen a tener mejores resultados. Es decir, los comportamientos que restan serán la constante, y los positivos serán ocasionales y  en muchos casos insuficientes.  

Es importante que como Líder se refuerce las conductas positivas y deseadas que descubren en los seguidores, ya sea de manera grupal o individual, y  mantenga presente lo  siguiente: si el refuerzo es positivo y  asertivo, nunca es demasiado.

El Líder que refuerza…

El Líder que refuerza las conductas positivas de sus seguidores, aumenta el entusiasmo por permanecer conectado al equipo.  

El Líder que refuerza las conductas positivas de su equipo, impulsa a los mismos a convertirlas en hábitos.

El Líder que refuerza las conductas positivas de sus seguidores, estimula de manera indirecta la eliminación de conductas negativas.

El Líder que refuerza las conductas positivas de un individuo, muestra su respeto  a la persona y  genera una relación más cercana para seguir liderando.

El Líder que refuerza las conductas positivas basado en resultados positivos medibles;  genera un estimulo a la innovación, para que en la próxima medición ser reconocidos nuevamente y con mayor orgullo.

El Líder que refuerza las conductas positivas de su equipo, logra que su gente se conecte con lo bueno, por encima de lo malo.

Te pregunto: ¿Qué estás haciendo para reforzar las conductas positivas de tu gente?


Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje
amancio@alianzas.com.ve 
www.alianzasdeaprendizaje.com

Twitter: @amanciojeda