martes, 18 de enero de 2011

Necesito mis Defectos


Es necesario tener defectos para poder tener virtudes; no  se es completamente bueno ni completamente malo; no se es libre de pecado ni mucho menos completamente pecador, etc.

El mundo está hecho por seres humanos  que se forman en sus defectos y en sus virtudes, la sociedad ha enviado el mensaje que debemos ser: buenos, productivos, eficientes, hábiles, entre muchas cosas positivas más; pero  solo sabemos lo que en esencia somos, cuando  nos confrontamos con nuestros defectos  y  somos capaces de superarlos.

El vivir las consecuencias de los vicios particulares, es una sana invitación para salir de un estado inarmónico e improductivo y entrar en un espacio  de superación personal, que permita mostrar nuestras fortalezas humanas.

Cuando  un rasgo  de nuestra personalidad se muestra de forma exagerada, normalmente es la manera de ocultar el lado  opuesto  de ese rasgo, y que no queremos que sea reconocido en nosotros, eso  es tanto para lo positivo como para lo negativo. Quienes deciden vivir un mundo de perversiones, solo  están escondiendo lo bueno que pueden llegar a ser si lo  deciden.

Existen defectos, que quiero  seguir reconociendo en mí, porque son una invitación constante a actuar, y así poder colocarme en lo opuesto, con ello demostrarme que soy capaz de cambiar y que tengo otras virtudes que me ayudan en el camino de mi existencia. Entre ellos:

  • La ignorancia, para cada día buscar ser más sabio.
  • La mentira, para buscar cada día la verdad.
  • La frivolidad, para orientar mis acciones a ser más espiritual.
  • La inmodestia, para querer ser cada día más humilde. 
  • La intransigencia, para saber que necesito cultivar la tolerancia.
  • La ira, para saber que nada mejor que solucionar las cosas en la serenidad.  
  • La maldad, para comprender cuanto  necesito  actuar con sincera bondad.

Como en la lista anterior de defectos, me descubro en muchos otros; donde cada uno  me abre una posibilidad de hacerme un mejor hombre, cada día le temo  menos a mis vicios pero siempre les respeto, porque sé  que con su presencia la vida me está diciendo el trabajo  que me corresponde hacer. 

No suelo  salir a la caza de mi defectos, ellos salen en los momentos más inesperados, es fácil reconocerlo y complejo soltarlos, es sumamente sencillo esconderlos a la luz de otros, pero el  amargo sabor siempre está en el paladar y en el corazón.

Reina en mí la alegría de saber que ninguno  de mis defectos es para siempre, y que todos son superables.


Amancio E. Ojeda Saavedra 
e-mail: amancio@alianzasdeaprendizaje.com 
Twitter: @amanciojeda

jueves, 13 de enero de 2011

Confía en tus fortalezas


Es momento  de confiar y hacerte fuerte en tus fortalezas, y dejar de darle poder a tus temores, cuando estos factores se invierten los resultados son pocos y minúsculos. 

Te corresponde vigorizar y apalancarte en tus verdaderas fortalezas, darles poder en tu vida, moverles a un lugar preponderante, hacer de ellas tu bandera, lucirlas con orgullo y demostrarlas con excelencia. Usa tus fortalezas como el medio que te conduzca al logro tan deseado, dejando  de darle poder, fuerza y volumen a tus temores. 

En la película Forrest Gump, Tom Hanks encarna el papel de un hombre que logra extraordinarios resultados, se reúne con personalidades importantes del mundo y llega a batir records mundiales a pesar de tener un coeficiente intelectual  de 75 puntos (que es considerado bajo). Forrest basa el éxito  de su  vida apoyado en dos de sus fortalezas  más lógicas, la Disciplina y la Obediencia, y le resta poder a las muchas debilidades  y temores que le intentaba inculcar su entorno, que se basaban en “patrones sociales”. 

El ejemplo anterior puede servir para reconocer que cuando nos apoyamos en nuestras fortalezas, los sueños pueden lograrse y la excelencia puede ser conquistada. 

Existe una premisa que se aplica en la vida, mientras más atención le das a una situación, más fuerza toma;  por lo tanto,  si puedes enfocarte en tus fortalezas, estas tomarán mayor potencia y tus temores se reducirán, y con ello se diluirán hasta que no  sean un obstáculo en la búsqueda de tus logros.

¿Cómo ganar confianza en nuestras fortalezas?
Inicialmente debes reconocer cuales son aquellas cosas que haces bien y que te son útiles en la vida, aquellas por las cuales has recibido reconocimientos públicos y privados, aquellas que te han permitido salir de situaciones desafiantes o resolver realidades que para otros eran percibidas como gigantes invencibles. 

Luego de identificadas, aplícalas todas las veces que sean necesaria de forma consciente y haciendo un mayor esfuerzo para cada día te salgan mejor. Mientras más veces la apliques con éxito, mayor confianza obtendrás sobre esa fortaleza.  

Una buena cita para cerrar esta entrega,  es la del poeta Peruano José Santos Chocano, que dice: “El ave canta aunque la rama cruja, porque conoce lo que son sus alas”. 


Amancio E. Ojeda Saavedra 
www.amanciojeda.com 
Twiiter: @amanciojeda

jueves, 6 de enero de 2011

Creencias del Amor



“Hasta donde hemos perdido la Creencia, hemos perdido la razón”
Gilbert K. Chesterton

Estudiando sobre las Creencias, y como afectan nuestro poder de actuar, nos  detienen y nos hacen más vulnerables, así mismo, como una creencia “modificada” puede revertir mis resultados,  decidí compartir lo que estoy  aprendiendo y poniendo en práctica con un amigo, a quien hoy le sirvo de Coach.

En medio de la escritura, para compartirlo con Uds., una buena amiga me  invitó a visitar su  Blog, a leerle y comentar sus artículos, y me conseguí con uno que me llamo en extremo la atención, sobre todo, porque está lleno de sus creencias sobre el amor.

María Mercedes Gómez (mi amiga) escribe: “El amor esta presente cuando soy libre de manifestarlo de cualquier forma. Puedo amarte y sentirme amada de infinitas formas posibles, puedo transformar la manifestación pero no la emoción    

Esta creencia puede o no ser compartida por otros, pero es sin duda, cuando ella  la verbaliza y la hace conciente, cuando la Creencia toma valor, el darle nombre y apellido a una creencia, nos ofrece la  oportunidad de identificarla e irle dando su justa  dimensión.

Creer en el Amor
El amor por  ser un acto lleno de contradicciones, imprecisiones, misterios, lugares desconocidos, sabor, gratificación, complejidad, complicidad, ilusión, trascendencia, entrega, entre tantas otras cosas; se convierte en una emoción, que aun sin querer, la queremos sentir, la buscamos, la idealizamos y vivimos por ella y para ella.

El amor, es una emoción muy poderosa, que con base en nuestras experiencias, vamos moldeando a “nuestra forma” y este molde no  es más que un conjunto de creencias.

Cuando alguien decide “no creer en el amor”, lo que realmente le corresponde es revisar de manera profunda,  las creencias que le están invitando a evitar tan sublime y necesaria emoción.

La vida cambia en el amor, y sobre esta emoción se debe ser optimista incorregible. ¡Que viva el amor!

lunes, 3 de enero de 2011

Pronósticos para el 2011


Recibe el abrazo más grande que yo pueda darte desde estas líneas, y mis deseos porque hayas tenido unas celebraciones navideñas y de inicio de año llenas de gratas emociones.

El 2011 tiene una cantidad de pronósticos y significados, los astrólogos hacen su trabajo y predicen; así mismo lo hacen creyentes de diferentes religiones; los expertos economistas y políticos no se quedan callados; incluso muchos a través de la repetición de los antes mencionados y nuestra propia opinión nos atrevemos a opinar y decir lo que puede ocurrir en este año que inicia. ¿A quién le creemos?

Es fácil pronosticar lo malo, catástrofes en la economía, en lo social o en lo político, basados incluso en la ciencia, la experiencia y las estadísticas; pero desde que tengo conciencia de este tema, no recuerdo que se haya pronosticado que un año será mejor que el anterior, es decir, si por los pronostico fuese, estaríamos en tiempos de la prehistoria nuevamente, dado el retroceso que nuestras sociedades hubiesen vivido.

Sólo una garantía

Creo que la garantía sobre lo que ocurrirá en los próximos 365 días, no está sujeta a elementos externos, estos pueden intervenir pero no son absolutos en la determinación de nuestras vidas, estoy convencido que hay muchas más cosas sobre nuestro control, que aquello que depende de afuera.

El 2011 será marcado para bien, si te haces cargo de lo siguiente:

a.- Aprender a evolucionar más rápidamente, y esto significa cambiar esas conductas improductivas, que sirvieron en el pasado y ya no son útiles.

b.- Desarrollar una vida con mayor balance en los roles que nos corresponde servir, no sólo se es una máquina de trabajo, también se es feliz y se avanza siendo: hijo, padre, pareja, vecino, voluntario, aprendiz, empleado, líder social, etc.

c.- Observar con finura donde se abre una oportunidad cuando otra se cierra.

d.- Establecer un mecanismo psicológico para comprender que todo no puede ser negativo, que hay cosas que te ocurren que son positivas y te ayudan en tu avance.

e.- Busca el bien para ti y para otros, planteándote nuevas alianzas que permitan que las oportunidades sean aprovechadas para un crecimiento colectivo.

f.- ¡Ponte en acción! Este año está prohibido quedarse anclado, debes moverte en la dirección de tus metas, lleno de energía, sin dar permiso para que el pesimismo te lleve a una parálisis física y mental.

Seguiremos en esta columna "Rumbo a la Excelencia", también en nuestro blog www.accionate.blogspot.com  y por el twitter @amanciojeda, impulsándote, animándote y mostrándote nuevas posibilidades, para que este ciclo que comienza esté nutrido de resultados superiores y tus pronósticos de triunfo se cumplan.

ARTÍCULO DE MI AUTORIA PUBLICADO EN LA REVISTA PARÉNTESIS DEL DIARIO EL CARABOBEÑO  EL 02/01/2011

Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje
Twitter: @amanciojeda