domingo, 24 de mayo de 2015

Liderazgo fundado en la libertad de actuar y decidir



El líder de un país, organización, empresa u hogar, tiene la responsabilidad de educar a su gente para que sea libre de  pensar  y  de decidir, de eso trata el buen liderazgo. 

Muchos líderes alientan a las personas para que sean libres de pensar, pero al  momento que a ellos les corresponde decidir y  actuar bajo sus propios criterios, el líder no lo permite “Para que no  se equivoquen”. 

¿Cómo aprender si no te equivocas? 

La equivocación es una fuente de aprendizaje tan grande que debe ser vista como  una oportunidad, no necesariamente provocada, pero si  aceptada. Así pues el líder que no permite que su gente actúe, decida y  se equivoque (o acierte) les está robando la oportunidad de  aprender. 

El liderazgo en su permanente evolución, plantea que los seguidores deben ser educados y no  adoctrinados; deben ser formados y no  adiestrados; el líder debe cultivar gente libre de actuar y no corderos obedientes; los seguidores deben aprender a consultar  y no depender de las decisiones de su líder; ellos deben admirar a su líder como un modelo  a  seguir, sin la necesidad de copiar su estilo.

Todo  el que se aprecie como líder, debe fundar su influencia en hacer que la gente sea libre, que lo acompañe en la construcción de una visión sobre la base de relaciones igualitarias con sus seguidores, donde las diferencias nutren el proceso y permiten espacios para reconstruir y rediseñar la Visión. 

Cuando los líderes no permiten que su equipo se sienta libre y en confianza de tomar decisiones, el poder se va acumulando y  los procesos dejan de fluir de manera natural, para llegar a los límites de inoperancia y pérdida de resultados. 

Una manera que tienen los líderes de apoyar a sus seguidores, es estimularlos a crear una “bitácora de decisiones tomadas” sea cual sea el resultado y la magnitud de las mismas; y cuando juntos revisen las decisiones, apoyarlos en su justa medida, aprender de los resultados y seguir impulsándolos a tomar cada día más decisiones con riesgos calculados y libres de temores. 

Cerremos con una frase de Joanne Kathleen Rowling, creadora de la exitosa Saga literaria y fílmica “Harry Potter”, que reza: “Son nuestras decisiones las que muestran lo que podemos llegar a ser. Mucho más que nuestras propias habilidades”.



Amancio E. Ojeda Saavedra 
@amanciojeda 

sábado, 2 de mayo de 2015

Líderes que crean en la Diversidad


¿Cómo crear un mundo  distinto, si nos rodeamos de personas  tan parecidas a nosotros?

Esta interrogante me la hago desde hace años, y he comprendido desde la psicología porque buscamos ser aceptados (o agruparnos) con quienes tenemos varias cosas en común, mientras más coincidencias, mejor; nuestra conducta gregaria, puede ser discriminatoria; y en los roles de liderazgo sea social o empresarial, esto puede poner límites a la formulación y construcción de una visión.

El término "Diversidad"  tienes varios apellidos, podemos referirnos  a la "Diversidad Funcional", "Diversidad Sexual", "Diversidad Biológica" o "Diversidad Cultural",  cuando hablamos de  liderazgo,  el término se incluye en muchos sentidos, podría afirmar que en casi todos, para no lucir exagerado.

Podría escribir de todas las formas existentes de Diversidad, pero me referiré con mayor fuerza a la diversidad cultural, como modelo, que puede ser extrapolada a las otras,  y para que se entienda que los líderes, deben desarrollar una mirada consciente a la diversidad en todas sus formas, y usarla para lograr más y mejores resultados.

La diversidad cultural  se expresa  según  la variedad en la identificación de cada persona, en cada grupo, y está relacionada con la historia, motivaciones, el sitio donde se crían y viven, la escala de valores, las costumbres, la formación profesional u ocupación, entre otras formas de mostrar este tipo  de  diversidad.  Todo lo anterior mientras más diverso sea,  seguramente podrá enriquecer más un equipo bien liderado.

Es importante aclarar, que la diversidad es un espacio que suma de manera positiva, ya que se trata de descubrir y aprender de la Identidad de los otros.    

El líder al convocar y aceptar en su equipo la diversidad cultural, estará abriéndose  a la creación de un mundo de posibilidades inusitadas, y haciéndolo con estructura metodológica, podrá usar mucho  de  lo  que tienen otras culturas para fortalecer su gestión, encontrando  que los resultados sean más armónicos para todos quienes le acompañan, incluso, muchos de los que pueden estar fuera de su círculo de influencia natural, querrán participar.

Plantearse como líder una gestión de inclusión, donde las diferentes culturas sean bienvenidas y tengan espacio para co-crear, hace el proceso de formularse la visión más largo y complejo, pero siempre será más rico en logro buscado. Si se hace de manera acertada, tendrá mayor vigencia y  sostenibilidad en el tiempo. Contar en un equipo con personas que son capaces de construir a través de lo que son, y con respeto aprender de los otros, hará que las culturas que coexisten se fortalezcan, y ofrezcan lo mejor para contribuir una nueva visión.

Ejemplos  de un liderazgo que comprende la importancia de dirigir con respeto e inclusión de la diversidad cultural, los conseguimos en personajes como: Rómulo Gallegos,  Nelson Mandela,  Jesús de  Nazaret,  Raúl Leoni, Sofía Ímber, Mark Zuckerberg, Eugenio Mendoza, Richard Branson,  Corin Tellado,   Óscar Arias Sánchez, Muhammad Yunus, entre varios centenares de líderes que podría nombrar. Leamos sus historias, logros, cruzadas y estrategias, aprendamos y modelemos mucho  de  lo que hicieron y que aún tienen cabida.

Es importante que los líderes comprendan que tienen mucho trabajo que hacer, en cuanto  a su vinculación a la diversidad, como un concepto necesario para su gestión; la diversidad debe ser asumida como la vía para que los dirigentes logren mejores resultados, con armonía en su ambiente y contribuyendo al  desarrollo  de su gente.


Amancio E. Ojeda Saavedra