lunes, 28 de marzo de 2011

Vivir Enamorados


El enamoramiento data desde la creación de la humanidad, y  todos sabemos el significado de “estar enamorado”, en ocasiones se nos confunde con ilusión y en otros casos el enamoramiento  es tan fuerte que se convierte en amor eterno. 

Que sabroso es sentir ese cosquilleo en el estomago, que impactante es reconocernos que pasamos horas tras horas pensando  en ese ser tan especial, que rápido pasa el tiempo cuando  estamos a su lado, cuantos riesgos tomamos para estar y permanecer juntos;  es que cuando  estamos enamorados nos sentimos realmente vivos. 

 Cuando estamos en “estado  de enamoramiento” las cosas a nuestro  alrededor cambian;  todo parece que nos sonriera, la gente menos afable la ignoramos sin hacernos de eso un conflicto, los problemas tienen soluciones más sencillas, la pasión se incrementa, la sensibilidad se despierta, la imaginación y la creatividad se ponen de manifiesto; en definitiva nos entregamos de forma absoluta haciendo lo que nos corresponde de la mejor forma posible, actuando, aprendiendo, sintiendo, manifestando, queriendo, amando, solo porque estamos enamorados. 

Hoy los tiempos exigen que vivamos enamorados de cada cosa que hacemos, de nuestro empleo, de nuestra organización, de nuestro hogar,  de nuestra pareja, de nuestros hijos, de nuestro planeta, de nuestra ciudad, de la profesión que ejercemos, de toda actividad en la que participemos. 

Quienes hacen los grandes cambios en las organizaciones y en el mundo, no son aquellos que hacen las porque “hay que hacerlas”, son los que a cada cosa que hacen le entregan el corazón sin medida, se enamoran y ponen todos los elementos que se destacan cuando  se está enamorado. 

Tu vida y la mía está diseñada para estar enamorados todo  el  tiempo, nacimos para dar lo mejor y poner toda nuestra energía en aquello que deseamos para nosotros y para los otros; el  enamorarse de la vida y crear nuestras propias circunstancias, es la mejor forma de generar cambios duraderos, con la conciencia de saber que nuestros ideales y proyectos son valerosos para mí y para otros. 

Y que mejor frase para cerrar que aquella del poeta Mario Benedetti que dice: Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor.”


Amancio E. Ojeda Saavedra 
amancio@alianzas.com.ve
Twitter: @amanciojeda

domingo, 20 de marzo de 2011

Cuando se cambia de empleador


Es común que ocurra que alguien cambia de empleador por diferentes razones, entre ellas: Mejor paquete salarial, mayores posibilidades desarrollo, conflictos y un clima organizacional insoportable, lucha de poderes, ubicación geográfica, entre otras. 

Cuando  esto ocurre, muchos de los que protagonizan estos cambios llegan a su nuevo  empleo – incluso en empresas competidoras -  con una actitud que aunque puede parecer adecuada, la verdad es que marca su imagen en su nueva organización. 

Aquí presento ciertas recomendaciones que pueden considerar a su llegada, muchas de ellas deben permanecer en el tiempo como una competencia necesaria para la armonía organizacional. Preste atención a lo siguiente: 

1.-  Sepa que llegará a una nueva organización  que no  es perfecta (ya que ninguna lo  es), y esto  lo expondrá ante nuevos conflictos, nuevas situaciones de desafíos  y nuevas realidades. No importa el tamaño de la organización, siempre habrá situaciones que no son de agrado para la gente.    

2.- El primer día reúnase con todo su equipo, hable con ellos, sea transparente y  sin poses, mantenga la humildad por delante.  

3.- Los chismes y personas descontentas existen en todo lados, evite ser prejuiciado por este tipo  de  información mal sana. 

4.- Nunca haga cuestionamiento y ponga en mal  el trabajo  de  las personas anteriores que estuvieron en su cargo, usted fue llamado para solucionar problemas

5.- En nada contribuye el hecho  que usted deje ver lo mal  que los otros lo hicieron,  lo que realmente importa es lo bien que usted puede hacerlo

6.- Libérese de los prejuicios de la primera impresión, dese el chance de conocer a la gente. 

7.- Nunca hable mal de su trabajo anterior, eso es pasado y ya no importa, paradójicamente lo que le permitió tener este nuevo  empleo es haber estado en el otro. Seguramente en el trabajo anterior así como sufrió, también disfrutó y aprendió; por ello, en forma de agradecimiento por lo bien vivido, no invierta tiempo ni energía en hablar mal de quienes no se pueden defender. 

Hoy las personas son evaluadas en todo momento, y los lideres y gerentes saben que si alguien llega a una organización con una carga negativa y anclada al pasado, esa será la actitud que prevalecerá en la nueva organización.


Amancio E. Ojeda Saavedra
Coach de Aprendizaje
Twitter:  @amanciojeda

miércoles, 9 de marzo de 2011

Todo Pasa


Desde la contemplación del paisaje que arroja mi ventana, puedo ver el cerro que días atrás se estaba consumiendo por las llamas, hoy luce un verdor radiante que expresa salud y vigorosidad. Extrañaba esa imagen que en cierto modo ha servido como inspiración de muchos de mis artículos. 

Cuando lo comencé a contemplar, expresé en voz alta: ¡Todo pasa! Acto  seguido vinieron a mi muchos de los amargos momentos con los que la vida me ha puesto a  prueba, y que hoy son parte mi historia, tomando el valor de haberme ayudado a forjarme como el ser humano que hoy  soy. 

Mi  reflexión anterior no  es novedosa ni exclusiva, es común y aplicable a todos los hombres y mujeres que hacemos vida en este espacio terrenal. Mi interés sobre esa reflexión está referida a la grandeza de la vida, de darnos la oportunidad de construirnos en lo bueno y en lo desafiante, y que si  hay un desafío que “quema nuestra alma y nos exprime lagrimas de dolor”; en ese mismo momento, comienza un proceso de transformación interna que hace que el verdor y la alegría de vivir llegue nuevamente.   
Los cerros en silencio soportan la tala y quema, y si los dejamos libres por un tiempo, ellos vuelven a ser esa inmensa fuente de vida. 

Me encanta pensar que esa imagen de transformación del cerro, tiene aplicación en nuestras vidas, y que los humanos aprendamos a evolucionar y nuevamente florecer, basados en el diseño de nuestros propios espacios de soledad, sumergiéndonos en una reflexión sincera y honesta, que genere nuevos pensamientos, y que estos se conviertan en semillas que nos conducen a nuevos  y sanos frutos. 

Es necesario confiar que en nuestra soledad  las cosas que hoy nos alteran  pasan con más calma; es preciso comprender que si  en mi soledad no logro  tranquilidad, es porque no he aprendido a sentir compañía conmigo mismo; y es vital saber que en mi compañía – como lo hace el cerro – ¡Todo pasa!   


Amancio E. Ojeda Saavedra
Twitter: @amanciojeda


jueves, 3 de marzo de 2011

El arrepentimiento Vs la rectificación


He estado en muchas situaciones de mi vida donde me he arrepentido por un error cometido y donde he considerado que soy  responsable, el  arrepentimiento en esos casos me ha servido para colocar de manifiesto  mi sentimiento de  culpa,  me ha generado malestar emocional y ha permitido “limpiar” mi imagen. El  arrepentimiento parece  ser una conducta de humildad y nobleza, pero he observado que en muchas oportunidades esconde una faceta de mucha soberbia, parece ser una trampa que nos juega el Ego para proteger nuestra identidad idealizada. 

El verdadero arrepentimiento es el que se convierte en un acto  de conciencia que nos hace asumir nuestros actos y sus consecuencias, nos hace ver hasta qué punto nuestro comportamiento fue correcto, indicándonos así que tenemos que cambiar  nuestra actitud y proceder.  

No siempre por arrepentido se rectifica la conducta, me atrevo a manifestar que en cada oportunidad donde cometamos un error, debemos hacer un acto de verdadera conciencia  y  pasar de forma inmediata a la rectificación, dejándonos de “revolcar” en actuaciones teatrales de mostrarnos arrepentidos. 

La rectificación requiere coraje, determinación, voluntad, conciencia clara de lo que se desea ser y una decisión;  rectificar es mostrarnos a nosotros mismos que hemos cambiado, que hemos aprendido, que hoy somos mejores que ayer porque no cometemos el mismo  error; rectificar es estar alerta cuando  el camino  nos avisa que viene una situación en la cual podemos cometer un error del pasado y decidir no tomar esa opción, sino otra más sana para mí y para quienes pueden verse afectados con mi acción u omisión. 

Dado  que la vida es la suma de triunfos y fracasos, de aciertos y equivocaciones, de acciones y omisiones, de búsqueda y encuentros; es que debemos salir de la conducta del arrepentimiento que nos llena de pretextos dejándonos en el mismo lugar, y pasar al ejercicio de la rectificación, ya que nos allana el camino a la madurez, la conquista del  yo  y la libertad interior. 

Rectificar es una forma de Vivir  Mejor.


Amancio E. Ojeda Saavedra 
Coach Profesional 
amancio@cantv.net
Twitter: @amanciojeda