jueves, 8 de diciembre de 2011

Que hereden amor y paz

Desde hace días me inquieta mucho lo que heredarán nuestros hijos como sociedad, no puedo  negar que mi país se debate en una fragmentación de ideologías político-partidistas, y cada día es más notorio que los Venezolanos sentimos un rechazo por nuestros semejantes por el solo hecho de no pensar de la misma manera.

Está nación estaba caracterizada por haber aceptado y crecido junto  una inmensa cantidad de extranjeros, de países cercanos y lejanos, donde la discriminación racial era casi  imperceptible, donde en comparación con otros países, la división de clases sociales no era un tema de discusión; hoy sería inaceptable que surjan esas  aberraciones sociales. 

Nuestros hijos desde muy temprano están tomando su propio lado político-partidista, y se atreven a opinar y hablar de ello, eso me parece muy bien, aunque no tengan  una conciencia clara de lo que ocurre; pero de la misma forma están copiando  el rechazo hacia los otros.

Si  este es lo que los niños ven, esto  será parte de su herencia, hoy muchos adultos mostramos estas conductas:  

a.- Rechazo  a una persona por su convicción política, y hablamos de forma despectiva de ella.

b.- Defensa  de nuestra convicción como la única verdad, de forma sectaria y  fanática, negándonos a escuchar a quienes piensan distintos. 

c.- Burla hacia los “otros” de forma peyorativa, como manera de descalificación. 

d.-  Intolerancia a un minuto de un programa de radio o TV,  por el solo hecho que quien lo dirige o es invitado,  es de una tendencia diferente a la nuestra. e.- Cuando  nos alejamos de un amigo o familiar porque ahora piensa diferente.

e.- Elección de las prendas de vestir con el cuidado  que no tengan el color que identifica a un partido político.   

f.- Entre otras conductas que muestran una franca conformación de bandos  en un mismo país.

Quiero proponer

Por el bien de nuestros hijos y las futuras generaciones, desarrollemos la tolerancia; por una sociedad más sana y menos polarizada, escuchemos a los semejantes como legítimos semejantes; por un país sabio  en su convivencia, critiquemos los roles y no a las personas;  por  una nación llena de niños, jóvenes y adultos felices, aceptemos que todos somos necesarios, que todos cabemos y que todos somos responsable de una Venezuela que esté (como lo dice nuestro himno nacional) “unidas por lazos” de amor y paz. 
   

Amancio E. Ojeda Saavedra
Twitter: @amanciojeda     

lunes, 28 de noviembre de 2011

La Velocidad Humana



En tiempos de hoy, existe una demanda de velocidad para casi todo lo que nos proponemos hacer, todos quieren todo  rápido, para ya, para ayer, casi  que hemos internalizado que ser bueno y  eficiente es hacer las cosas  a una mayor velocidad. ¡Tengo  una seria diferencia sobre esta convicción de muchos!

Pensando en que la vida se nos va tan rápido y nosotros aceleramos los procesos, me pregunte:

¿En qué áreas me gustaría ver a la gente siendo Veloz? 

Y  me respondí:

Quiero  gente Veloz para perdonar y librarse de odios y  rencores que nada le sirven.
Quiero  gente Veloz para abandonar miedos y temores, que en definitiva es lo que los detiene a conseguir los más importantes logros.
Quiero  gente Veloz para que participe en sus comunidades a la resolución de  problemas, que pase velozmente de la queja a la puesta en acción para la solución.
Quiero  gente Veloz para que aprenda cada día nuevas y mejores cosas.
Quiero  gente Veloz para servir a otros sin intereses personales y posiciones egoístas, que en el esmero de atender y  servir a otros, todos nos sintamos comprometidos con el bien colectivo.
Quiero  gente Veloz para regalar sonrisas y  abrazos, sin discriminar, sólo sabiendo que sonriendo y abrazando se ayuda a sí mismo y hace que otros se sientan bien. 
Quiero  gente Veloz que comprenda que el tiempo es relativo,  y lo que importa es que en lo que lo inviertas, te haga feliz.
Quiero  gente Veloz para reconocer su equivocación y comenzar su rectificación.
Quiero  gente Veloz que comprenda la teoría y  pase a la práctica.
Quiero gente Veloz para descubrir las cosas buenas de sus semejantes, antes de descubrir lo que no le gusta.

He descubierto  que la velocidad en la vida, en ocasiones no me permite descubrir y  disfrutar de sabores, de olores, de paisajes, de buena compañía, de afectos, de conversaciones productivas y de placeres espirituales.

En otras ocasiones cuando  me descubro  que quiero  ir a mayor velocidad, me pregunto: ¿Quién te persigue? ¿Con quién estas compitiendo? Y me doy  cuenta lo inútil que se convierte “ser veloz” para alcanzar algo material, cuando mi  velocidad esta sobrepuesta a la oportunidades de ser mejor ser. 




Amancio E. Ojeda Saavedra
amancio@alianzas.com.ve 
Twitter: @amanciojeda     

miércoles, 9 de noviembre de 2011

El Dinero: ¿Objetivo o Consecuencia?

Este preciado  y necesario instrumento que ayuda a la sociabilización y realizar de manera formal el intercambio de bienes, servicios o cumplimientos de  compromisos en una sociedad; se ha convertido: para unos en un “Objetivo” de  vida y para otras una “Consecuencia” de lo que hacen con amor.

Listo un grupo de diferencias que se presentan en las personas que su relación con el dinero es de “Objetivo” o de “Consecuencia”. 


Objetivo
Consecuencia

Sus  acciones las determinan cuanto se ganará.

Busca cada día nuevas oportunidades para incrementar sus ingresos, aunque su nivel de  compromiso por esa actividad u organización no sea bueno.


Por más dinero  que posea, siempre siente la sensación que le es “insuficiente”



Las posesiones materiales determinan su estatus, mostrándolo como trofeos.

La falta de  dinero  le genera angustia, ansiedad y  estrés sobre los niveles normales, perdiendo la calma y el sueño.


Invierte dinero, buscando  el más rápido retorno  de  la inversión.  

  
Sea un empleado  o un empresario, lo que lo mueve es el dinero.


Cree con convicción que el dinero es una meta,  hay  que salir a buscarlo  cada día de su vida.

Sus acciones las determinan cuanto placer le provocan.

Busca cada día oportunidades de incrementar sus ingresos, sabiendo que la actividad que haga debe tener relación con su propósito  de  vida.


Cuanto más dinero posee, sabe que su  trabajo  es valorado, y  le da más importancia al valor de su gestión, que a la necesidad de  acumular fortuna. 

Las posesiones materiales determinan su confort, disfrutando  de ello.

La falta de dinero le genera intranquilidad, tomando  acciones, confiado que desde su propósito solventará esa condición momentánea.

Sabe que la mejor inversión de dinero está en él o ella misma (salud y educación) y que el retorno  de  la inversión llegará.

Sea un empleado o un empresario, lo que lo mueve es lograr el desarrollo  de  su propósito.

Cree con convicción que el dinero  es una consecuencia de lo que hace cada día con amor.


No pretendo  indicar cual vía es la mejor, cada cual tiene el derecho de generar su propio estilo de relación con el dinero, y  sea cual sea, esto  es válido para quien lo decide.  En mi caso ha sido muy  beneficioso pasar que mi vida rotara en relación al dinero, para que gire en función a mi propósito de vida. Sin temor a equivocarme puedo  decir que ha sido más rentable desde todo punto  de  vista.  

Amancio E. Ojeda Saavedra
Twitter: @amanciojeda     


  

sábado, 5 de noviembre de 2011

Cerrar Ciclos con Elegancia

Conversaba con una persona con quien gozo de buena amistad, quien se debatía de cómo decirle a su jefe que tendría que renunciar al cargo, y a su pareja que tendrían que terminar; porque había obtenido un mejor cargo en otro país.

Esta persona había mantenido el proceso de búsqueda, selección y mudanza a escondidas de todos sus seres cercanos,  entre ellos su pareja con quien ya tenía 3 años de relación. De quien les hablo se había hecho  la idea que estas circunstancias eran  el mejor momento para salir de ese noviazgo que ya no  le generaba ningún entusiasmo, además de saber que su pareja no podría acompañarle dada su realidad familiar.

Una de sus declaraciones más contundentes fue: “Lo mejor que puedo hacer, es poner la renuncia dos días antes de irme y  cuando llegue allá, llamo  a mi pareja  y le cuento…” y luego  de  un suspiro me preguntó: Amancio tu como  Coach: ¿Qué me recomiendas que haga?  

Mi  respuesta fue: Hay  tres preguntas que debes responderte, la primera: ¿Qué crees que ganas haciéndolo de esa manera? la segunda: ¿Qué estas evitando de estas conversaciones? Y la tercera:  ¿Cómo quedará tu identidad haciéndolo así? 

Sin duda que esto le generó mayor confusión e intranquilidad, sus dedos golpeaban la mesa con mucha rapidez y su voz se entre corto antes de responder.

Mi reflexión 
Todos los seres humanos hemos tenido la necesidad de cortar una relación de cualquier tipo: una relación de pareja, despedir a un empleado, renunciar a una organización, despedirse de un grupo de amigos, etc. Y eso por mucho que lo nieguen, siempre es un trago  amargo cuando existen afectos de por medio.

Dejar los ciclos de la vida abiertos genera un espiral de incertidumbres, juicios de valor, suposiciones, rencores y  sin sabores inútiles e infelices; dejar abierto un espacio siempre nos consume energía y nos detiene.

Terminar con una relación requiere de elegancia, aquella que merece nuestra imagen como  personas y profesionales; debemos ser sutiles, inteligentes, transparentes, valientes y  sobre todo honestos con nosotros mismos.

Cerrar un ciclo implica que más allá del  dolor que este puede producir (que siempre es finito); ambas partes queden claras de las razones, los termino de futuro,  lo bueno, lo malo y lo aprendido de haber estados juntos. 

 
Amancio E. Ojeda Saavedra
amancio@alianzas.com.ve
Twitter @amanciojed

sábado, 29 de octubre de 2011

Las emociones y el educador

Si hay algo que marca una experiencia de aprendizaje y un alumno son las emociones del Facilitador. Las emociones sencillamente son la diferencia. 
Un facilitador frío, calculador, distante, sin una sonrisa que disminuya "la seriedad" del proceso de aprender, que no se aproxime a la gente, que se dedique sólo a "enseñar", hará que los aprendices se incomoden, se extraigan del proceso de aprendizaje y muchos concluirán que esa actividad no está referida o diseñada para ellos.

Las emociones en sí mismas son una sugestión, son una expresión que puede condicionar el cerebro del aprendiz para querer estar o no en el proceso de aprendizaje. Cuando el facilitador se hace cargo honestamente de transmitir sus emociones e impulsar que florezcan las emociones de sus estudiantes, entonces se abrirá un espacio de confianza y seguridad que ayudará a que todo fluya de manera más armónica y se incremente la productividad.

Emociones como: alegría, sorpresa, amor, seguridad, serenidad, poder, agradecimiento, entusiasmo, reconocimiento, tranquilidad, entre otras. Son las que un facilitador debe hacerse cargo de mostrar sin temor, no puede reprimirlas y mucho menos ocultarlas, son parte de él y los aprendices siempre desean a un facilitador humano, cercano, que vive y siente.

Emociones como: aburrimiento, ira, tristeza, desconfianza, apatía, angustia, vergüenza, repulsión, entre otras. Son emociones que existen, que el facilitador como ser humano puede tener, pero que debe aprender a canalizar, para que no se conviertan en sugestiones negativas que mermen el ánimo de los estudiantes y marquen negativamente la experiencia de aprendizaje.

Una frase muy elocuente de la presidenta de la "Red de Aprendizaje Quántico" Roberta "Bobbi" DePorter dice: "Los estudiantes no les importa lo que sabes hasta que sepan lo que sientes". 


Amancio E. Ojeda Saavedra 
amancio@alianzas.com.ve 
 Twitter @amanciojeda 

martes, 18 de octubre de 2011

La lección perdida del liderazgo

Luego de tener más de 15 años estudiando de manera disciplinada y practicando el liderazgo, hay una lección fundamental en este tema que se ha perdido en el tiempo, se nota su ausencia en organizaciones, salones de clases, instituciones públicas y privadas, en agrupaciones cívicas, iglesias, partidos políticos, entre otras.

Donde exista un líder existen seguidores, y por ende debe haber unos códigos basados en las diferentes responsabilidades de cada quien, pero sobre todo hay una función que es la esencia del líder y que se esfumó en muchos dirigentes.


Me refiero a que los líderes tienen como principal función SERVIR a la gente, los líderes son en esencia unos servidores de sus seguidores, no al contrario. Lo que solemos ver, es mucha gente sirviendo al líder y el líder "haciendo su trabajo" de dirección.


Es frecuente conseguir que un supervisor haga su trabajo pensando en complacer a su jefe y no en atender a sus colaboradores; y su jefe hace lo mismo para complacer al gerente, y se olvida de atender al supervisor, y así sigue la cadena. ¿Quién atiende entonces al colaborador del peldaño más bajo?


Servir a otros; atender las necesidades de los seguidores; hacer que los seguidores (por muchos que sean) se sienta atendidos por el líder, es la principal función. Antes de desarrollar una poderosa visión, antes de contagiar a la gente con una idea, antes de iniciar a dar órdenes y tener el control del equipo, el líder debe conocer que su mayor grado de responsabilidad está en servir a la gente.


Cuando un líder se olvida a quien se debe por estar en la carrera de ascenso organizacional o de cualquier índole, comienza hacer un trabajo de servir a sus superiores, y es allí donde existe una distorsión de lo que se llama liderazgo.


Toda persona que tenga un positivo deseo de liderar, debe iniciar por comprobar su capacidad y disfrute al momento de servir a otros. Los líderes deben reencontrarse con su deseo de servir, y deben enfocar sus energías y acciones para atender a los seguidores ante de atender a las cúpulas de los niveles superiores o de poder. 
 
 
Amancio E. Ojeda Saavedra
amancio@alianzas.com.ve
Twitter @amanciojeda  

miércoles, 12 de octubre de 2011

Ser Tolerante es un acto de Conciencia


Construir relaciones sanas, depende en gran medida de tener una conducta de Tolerancia, ser tolerante comienza por tolerarte a ti  mismo, por aceptarte tal como  eres, cuando muestres una conducta intolerante ante las otras personas, es preciso que te detengas y antes que emitas un juicio, revísate e identifica que parte de la situación esta disparando  esa emoción.

La tolerancia es un habito que puedes ganar con conciencia y práctica, ya que tiene mucha áreas relacionadas, entre ellas:
A) Aceptar a los otros tal como son,
B) Respeto a las diferencias,
C) Aprender de los otros,
D) La escucha activa,
E) Dejar atrás los juicios valor,
F) Reconocer que tener la razón, no es una solución,
G) Celebrar la diversidad,
H) Ser paciente, entre otras.

Para que logres ser tolerante, comprende que esto es un verdadero acto  de conciencia, y para desarrollarla, requieres  de mucha paz interna, ya que cada situación merece un trato especial.

Puedes pensar que ser tolerante es llegar a ser sumiso,  y no  es eso lo que quiero decirte, con ser tolerante no te estoy pidiendo que dejes que los otros abusen de ti y de tus derechos, quiero invitarte actuar ante lo que consideras una injusticia, lo importante es que lo hagas desde la búsqueda de una solución factible para todas las partes, y no desde el odio y la venganza.

Analiza este ejemplo: Una esposa enamorada que tiene el deseo de construir un hogar funcional, se expone de manera frecuente a los irrespetos y la conducta desconsiderada de su marido, y en nombre de la “tolerancia” lo acepta y calla, durante muchos años. ¿Qué opinas?  

Yo siento, que esta persona ha pasado de la tolerancia a la sumisión, nada más lejos de aceptar las violaciones de sus derechos, ser tolerante en este caso, implica decir basta, entender que la otra persona viene de una realidad distinta y sus conductas pueden cambiar, pero que esa situación requiere una solución y una salida urgente.

Ser tolerante en este caso, es preguntarse: ¿Cómo puedo solucionar esta situación sin llegar al irrespeto? ¿Cuál es una salida a esto, que muestre mi amor y no  mi rabia? ¿Cuál es la verdadera familia que quiero vivir, sin exponer mi integridad como ser?     

Una frase que puede resumir el concepto  de tolerancia que expongo hoy, pertenece a quien fue vivo ejemplo de Tolerancia y que sin violencia actuó para cambiar lo que considero una injusticia, me refiero  a  Mahatma Gandhi, que dijo: “No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás, el mismo respeto que se tiene por la propia”.


Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje
Teléfonos: +58-241-868.1788 / 867.8220
Twitter: @amanciojeda     


   

domingo, 2 de octubre de 2011

El Día de parada de lo Urgente

"Al que va de prisa se le hace grande un pequeño estorbo.”
-          Séneca

Quienes no planifican corren el enorme riesgo de vivir entre una urgencia y otra, y allí pasar los días, las semanas, los meses y los años. Para muchos la urgencia se ha convertido  en el “aliciente” que los hace sentir vivo.

Cuando  vemos a alguien que nunca tiene tiempo ni para sí mismo y mucho menos para su familia; cuando observamos que el estrés se apropia de la gente; cuando las personas no pueden hacer otra cosa que mantenerse alerta porque “algo puede pasar”; cuando en las empresas un día se parece al otro, sólo cambia  la forma y no  el fondo; cuando en las organizaciones los empleados al verse en una urgencia dicen: “es que esto es normal aquí”; si los gerentes en su discurso y acciones no tienen actividades de planificación a mediano y largo plazo; cuando los líderes usan la frase “es que aquí no  se puede planificar”, entre otras. Estamos en presencia de seres u organizaciones que viven en una urgencia prolongada en el tiempo.

El gran mal de la urgencia es que mata el futuro; el gran mal de vivir en la urgencia es que el presente se te hace incomodo y el futuro inalcanzable; el gran mal de tener la urgencia como estimulo para sentirse vivo, es que olvidamos la esencia de vivir.

Tips para abandonar la urgencia: 
* Toma conciencia que la vida es más importante que una urgencia.

* Hacer una lista de las actividades diarias que “te tocan” hacer y no  agregan valor para tu vida, de manera de irlas desapareciendo de tu “obligación” con ellas. 

* Planificar para un periodo  más largo que una semana, un mes o un trimestre.

* Decretar y cumplir el “Día de parada de lo urgente” y  hacer que lo que ocurra en ese día,  en mayor medida responda a la manera que quieres vivir mañana.

* Réstales poder y autoridad a las personas que están fijando la pauta en tu agenda.

Finalmente, cuando consigas algo  más importante que tu vida dale prioridad Uno y atiéndalo con urgencia. 

 
Amancio E. Ojeda Saavedra
Twitter: @amanciojeda     

sábado, 17 de septiembre de 2011

¡Amanecí depre hoy! ¿Qué hago?

El  titulo de este artículo es común escucharlo en muchas personas, a muchos nos ha pasado que amanecemos con las energías muy bajas, quizás estamos tristes o melancólicos; pero la depresión es otra cosa, tiene otras características que se manifiestan de muchísimas maneras.  Por lo tanto una forma de cambiar ese estado de ánimo, es modificando la palabra “depre” por una que se parezca más a lo que estamos sintiendo.

Podríamos irnos a buscar la raíz de esa baja de energía o tristeza, y trasladarnos al pasado y remover una cantidad de sentimientos  y emociones que puede empeorar la cosa, abrir un espacio emocional que no podamos cerrar de momento  y convertir esa situación que por  ahora es sencilla,  en un “huracán” de mayores magnitudes; lo cual sería  imprudente e innecesario.

Quiero promover el hecho  de conseguir recursos emocionales  y racionales  propios, los cuales nos permitan salir esa situación de forma rápida y efectista,  que permita tener un mejor día.

Aquí una lista de acciones prácticas, para salir de esa situación:

1.- Cuando  se descubra diciendo: “¡Amanecí depre hoy!”  complete la frase diciendo en voz alta y fuerte: “… y haré algo para salir de esto rápidamente”.

2.- Corra al  espejo y  sonría una docena de veces, así la sonrisa sea fingida, el cerebro  lo cree como natural y comienza a generar endorfinas necesarias para cambiar el estado  de ánimo.

3.- Viéndose al espejo sonreír, no  se enfoque en lo que no  le gusta o no acepta de su cuerpo (esto  es solo la caparazón), reconozca los miles de dones que posee como  ser humano, y agradezca a Dios por darle la oportunidad de vivir  y sonreír.    

4.- Consiga razones que ratifican que Ud.  merece ser una mujer o un hombre feliz; piense en su misión en este mundo, piense en su  labor como: padre, madre, hijo, profesional, etc.

5.- Olvídese de escuchar, leer  o ver noticieros colmados de malas noticias, cambie esa opción por buena música, lectura refrescante o programas de TV educativos.

6.- Llame a ese amigo(a) que se caracteriza por su buen humor  y optimismo, no le diga que tiene la energía baja, solo pídale que le cuente un chiste y contágiese de la energía positiva que esta persona emana.

7.- Vístase con la ropa que más le gusta y que sabe que le queda bien.

8.- Rompa la rutina y haga algo que le gusta hacer, que tenga relación con las distracción, vaya al cine, al teatro, un concierto, a caminar, a una librería, visite a un amigo, etc.

Estas acciones pueden que no  cambien la raíz de su malestar, pero si la forma en que usted se coloque para enfrentarla; estas acciones pueden cambiar su  energía  y  sus pensamientos para ver mejores salidas a los problemas; estas acciones son mucho mejor que no hacer nada para cambiar esa “depre”.    


Amancio Ojeda Saavedra
amancio@cantv.net
Twitter: @amanciojeda  

sábado, 10 de septiembre de 2011

Facilitar el Aprendizaje de 9 maneras diferentes

Hoy  se requiere que las personas aprendan más rápidamente y que la información sea procesada a una velocidad inusitada, debido a la diversidad de canales de donde obtenemos datos.  Las demandas de la sociedad en cuanto a información y conocimientos se incrementan, y el sistema educativo está agotado, y lo peor es  que quienes “sobrevivimos” a esa forma de aprender, nos acostumbramos a ello, y hoy observamos que a esa velocidad del aprendizaje, será imposible cambiar positivamente los resultados que estamos obteniendo. Hoy, aprender cada día más y transferir el conocimiento hacia la realidad, es el nuevo modo de vida del siglo XXI, es la consolidación de la sociedad del conocimiento. 

Por ello, entendemos que  todos somos facilitadores del aprendizaje: desde la persona que nos ofrece planes, tarifas y modelos para adquirir el servicio  de telefonía celular; un gerente de mercadeo que requiere que todo su equipo aprenda una nueva promoción, hasta llegar a los protagonistas principales de este proceso de cambio, llamados maestros, docentes y/o profesores.

¿Cuáles son las 9 estrategias que mejoran la efectividad del  aprendizaje?
Se han agrupado 9 estrategias que usadas de forma adecuada contribuyen a construir espacios de aprendizaje llenos de diversión, entretenimiento, reflexión, acción, y de apropiación del conocimiento, y que convierte al aprendiz en socio activo de su propio  aprendizaje.   

1. Estilos de Aprendizaje 
¿Cómo saber “cómo” me gusta aprender?
Existen 4 estilos de aprendices, que son: El Convergente, privilegia la conceptualidad abstracta y la experimentación activa,  y se da sobre todo a labores técnicas o a la resolución de problemas. El Divergente, se orienta a la experiencia concreta y la observación reflexiva, y es capaz de ver fácilmente las cosas de diversas perspectivas. El Asimilador, da prioridad a la conceptualidad abstracta y la observación reflexiva, se  muestra inclinado hacia las ideas y los conceptos; busca crear modelos y valorizar la coherencia. El Acomodador, prefiere la experiencia concreta y la experimentación activa, le gusta ejecutar cosas e implicarse en experiencias nuevas; procede por pruebas y errores para resolver problemas y su gusto al riesgo es elevado. (Modelo de David Kolb)

Detectar el estilo de aprendizaje de su grupo debería ser la primera actividad que un facilitador haga para diseñar las estrategias a aplicar.     

2. Sugestiones  
El Dr. G. Lozanov, define sugestión como “un factor de comunicación constante, la cual puede principalmente crear a través de la actividad mental para-consciente, condiciones para aprovechar las capacidades funcionales en potencia de las personas”. 

Cuando comunicamos una idea, ofrecemos diferentes tipos de sugestiones (verbales o no verbales), su uso adecuado, contribuye a establecer el clima de confianza necesario para que el aprendizaje fluya sin trabas. Las sugestiones son igualmente un medio para combatir creencias que nos han inculcado, que nos encajonan y limitan nuestra capacidad de aprender. 

3. Mapas Mentales 
Es una de las estrategias de mejor impacto al momento de aprender, esto es debido  porque su elaboración y su  forma de interpretación vienen dadas en la misma forma que funciona el cerebro (forma radial). Los mapas mentales son altamente beneficiosos para mostrar procesos secuénciales, crear ideas, tomar apuntes, extraer ideas principales y secundarias de lecturas de libros, aprender datos históricos, estimular la creatividad, planificar actividades, entre muchas otras cosas.  

En un mapa mental, es recomendable combinar  imágenes, iconos y símbolos, acompañados de colores, números  y palabras, esto hará que el mismo sea percibido desde varios sentidos y se generen mayores relaciones neuronales para grabar la información en nuestro  cerebro.  

4. Cuentos y Metáforas 
“Había una vez, una liebre muy veloz y una tortuga…” jamás podré olvidar esta Fábula de Esopo, aprendí una lección de vida, sobre todo, porque yo apostaba a la liebre, me sentía seguro y confiado de que ella ganaría. Este cuento puede ser usado para reforzar conceptos como seguridad, constancia y paciencia.

La literatura contribuye como una estrategia para aprender, hacer uso de los cuentos y el valor metafórico que poseen es importante; un facilitador da libertad para que cada aprendiz reflexioné y obtenga su propio aprendizaje de los cuentos.  

5. Juego  de Roles  
El  “Aprender haciendo” es hoy (y siempre lo ha sido) una estrategia de alta eficiencia. Esto hace que dentro  de las estrategias diseñadas para facilitar el aprendizaje, se incluya el “Juego  de Roles” donde las personas hacen una dramatización de las conductas deseadas, buscando siempre reforzar las conductas positivas, y estimular el abandono de los comportamientos poco  productivos. Cuando se hacen actividades con esta estrategia, se debe cuidar el objetivo de lo que se desea aprender,  la asignación de cada Rol, la selección de las conductas esperadas, entre otras cosas.   

6. El Cine (El Séptimo arte)  
El cine se ha desarrollado desde todos los puntos de vista, hoy se mezcla de forma adecuada el drama, la acción, la comedia, el terror, la fantasía, la historia, la tecnología, entre tantas cosas. Se ha convertido en un medio de influencia humana a  través del entretenimiento. Esto hace que sirva como estrategia para aprender, que pueda ser usado en diferentes entornos, hace que se convierta en un recurso de aprendizaje “de película”.  

7. Música para aprender 
Muchas personas usan música mientras trabajan, otros la usan cuando  estudian, en muchas organizaciones tienen en el ambiente hilo musical, y  este es un recurso 100% aprovechable para estimular el aprendizaje, debido a que la música condiciona nuestras ondas cerebrales, y pueden hacer que nuestro cerebro se oriente y este en la mejor condición para aprender. La música de Mozart es objeto de estudio para este fin, mostrando aportes sin igual.   

8. Aprendizaje en equipo  
Cada día nos esforzamos para aprender a tener mejores relaciones con nosotros mismos y con quienes rodean, y es un sendero que viene siendo recorrido  de larga data; el aprendizaje no  escapa a esta búsqueda, una de las corrientes está en los “Juegos Cooperativos”, donde no hay perdedores, todos son ganadores del juego y del aprendizaje.

Saber conformar equipos de aprendizaje, establecer las condiciones para que todos aporten, participen y aprendan, y reconocer las necesidades de lo que desean aprender y experimentar los equipos, es básico para quienes fungen como facilitadores o líderes de equipos que buscan un desempeño superior.    


9. Tecnología para aprender 
Negar la fuerza y el impacto  que tiene la tecnología dentro de los procesos de aprendizaje, seria inútil e irresponsable,  cada día tenemos mayor contacto con la tecnología, la informática y la cibernética, en la misma medida que esta interviniendo en nuestras vidas, esta sumergiéndose en el mundo de la educación, debemos reconocer la tecnología como un aliado  para aprender, debemos adaptar muchos de nuestros contenidos para que sean aprendidos a través del uso  de la tecnología.  

Conozco una empresa dedicada a la producción y comercialización de pinturas, que usa un juego  en su intranet que se llama “La Era de los Imperios” para contribuir con el desarrollo de la competencia organizacional  “Pensamiento Estratégico”; ¡Que forma tan divertida de aprender!

La integración de las 9 Estrategias
Usando estas 9 Estrategias desarrollarás un aprendizaje acelerado, lograrás apropiarte del conocimiento y llegaras a ser un facilitador de excelencia. 

Existe una experiencia de aprendizaje, la cual permite de manera sistémica integrar todas estas estrategias y orientarlas de forma coherente, para todos quienes decidan conocerlas e incorporarlas en sus rutinas como aprendices, comunicadores y/o facilitadores, más artículos sobre este y otros temas afines, los puedes conseguir en www.alianzasdeaprendizaje.com.