miércoles, 14 de enero de 2015

Aplicar principios del liderazgo al emprendimiento



Los emprendimientos surgen del anhelo de transformar una necesidad personal. El emprendedor desea desplazarse  de un punto “A”, donde se encuentra, a un punto “B”, donde juzga que se le cumple un sueño; esto ocurre independientemente de la persona que decide emprender o del tipo de emprendimiento. 

Se debe generar relación entre “emprender” y “desprender”, porque para emprender hay que soltar algo, este "algo" tiene diferentes caras (incluso puede tenerlas todas). Los emprendedores deciden desprenderse de una zona "cómoda" ya sea en: lo emocional, lo económico, en cuanto al tiempo, la seguridad, entre otras; para cumplir con su sueño.

El Líder emprendedor
Cuando  el emprendimiento dice “presente”,  es producto de que una persona decide asumir el liderazgo  de  hacer realidad una idea, y la misma sólo podrá materializarse y  tener sostenibilidad en el tiempo, en la medida en que el líder avanza y desarrolla las competencias de liderazgo y  gerencia.

El líder emprendedor “se muda a un habitad” muy  particular, allí se convive con la capacidad de ser flexible en la forma, y ser perseverante en el fondo. Aquí  se pasa mucho  tiempo, y surgen los cuestionamientos más desafiantes para poder mantener vivo el sueño, con la realidad de la ejecución.  Este es el “lugar” donde se demuestra la capacidad de liderazgo para mantener viva una visión, que en resumidas cuentas es lo que define a un líder, su  forma de ver lo que otros no pueden, y conectar a la gente con esa visión.      

Existen principios del liderazgo  que el emprendedor debe considerar de manera permanente, dado que su cumplimiento le permitirá obtener beneficios significativos en cuento  al  desarrollo  del modelo organizacional que busca:   

Servir siempre: Un líder que desea crecer junto  a su equipo y clientes, no pierde de vista la gestión de  servir, y  por ello, se diseña la forma de  siempre servir más y mejor, incluso en esos momentos cumbres que desafían al Emprendedor.

El líder emprendedor, debe reconocer que este principio toma una presencia importante en los tiempos de cambio, donde reina la incertidumbre y carece la información, incluso para el líder, allí  se requiere  la presencia y  el servicio de alguien que pueda traducir lo que ocurre y “cómo” actuar. Se necesita el acompañamiento y la asistencia  de alguien que tiene más claro  el hoy, el mañana  y  lo que se espera de cada uno. 

El  líder también debe estar presente y servir  cuando las cosas no salen bien  y  se han cometidos errores, por grande o  pequeños sean;  su equipo ante las equivocaciones o  derrotas  pierden la moral, dudan de  la visión, dudan de ellos mismo y  de los otros, incluso, muchos pierden la fe en el líder. 

Tomar decisiones: Si hay algo que contribuye a la toma de  decisiones, es que el emprendedor sepa conectar  todas las áreas de trabajo con base a un diseño de eficiencia,  y las necesidades de todo su entorno.
El líder emprendedor debe saber reconocer cuando sus decisiones deben ser tomadas por consenso y cuando requieren ser individuales para garantizar un resultado.
Al tomar decisiones, es vital recordar que se debe ser consciente que las  creencias del líder pueden llevar al emprendimiento por atajos limitadores o ampliar sus horizontes para resolver y actuar de forma trascedente.

Aprendizaje continuo: Los líderes que están al frente de un emprendimiento, necesitan aprender cada día; dado  que el estar frente a una iniciativa empresarial, por pequeña que sea, tiene un sinfín de variables   que manejar, estas van desde la necesidad de un mercado en particular, hasta el manejo de leyes y  reglamentos que regulan la actividad donde se emprende, ya sea de manera específica o  general.

Un líder que aprende constantemente muestra lo  siguiente: flexibilidad, capacidad de  adaptación, eficiencia, innovación y auto-motivación para mantenerse lleno  de  pasión por su sueño.

Un emprendedor que es consciente de su liderazgo, y de la necesidad del mismo para poder transformar su realidad;  hará de la gestión y del emprendimiento un proyecto de muchos con resultados superiores.


Amancio E. Ojeda Saavedra 
amancio@alianzasdeaprendizaje.com 
@amanciojeda