sábado, 30 de abril de 2011

Aceptación de los Sentimientos

“Demasiadas veces para no querer asumir lo que es, ni  asumir nuestros deseos, inclinaciones, sentimientos o emociones, recurrimos a insustanciales argumentaciones para engañarnos a nosotros y  a los demás, incurrimos en racionalizaciones patológicas que tratan de enmascarar, justificar u ocultar. Pero aquello que no  quiere verse, se fortalece, y lo que se trata de ocultar, se hace más evidente.  Los enredos intelectualistas no solucionan el núcleo  de caos y confusión de la persona, sino que lo intensifican"  - Ramiro  Calle
La Aceptación de los Sentimientos, debe comenzar por entender y darle nombre a lo  que sentimos, para ello hay que estar alerta a cómo  se manifiesta nuestro cuerpo, nuestra emoción y nuestra razón.

En mi rol de Coach, hay una pregunta que hago para saber el camino de las declaraciones trascendentes que manifiestan mis clientes, ¿Qué sientes cuando  dices “tal cosa”? Y en muchísimos casos noto que no  consiguen palabras para describir lo que sienten, y como mecanismo  de salida acuden a la racionalización de la pregunta, buscando  argumentar elementos del pensamiento  lógico.  Esto refleja una carencia (por falta de práctica) de conexión con lo que ocurre en su ser.

Fórmula para conocer y aceptar lo que se siente

1.- Toma conciencia lo que ocurre en tu  cuerpo, ante un sentimiento determinado, pon cuidado  si se te seca la boca, sudan las manos, tragas grueso, generas tensión en los músculos de la cara, sientes mariposas en el estomago, se te eriza la piel, se te enrojecen las orejas, el cuello o pecho, entre otros. Conociendo que te ocurre físicamente sabrás que algo importante te está ocurriendo y requiere de atención.

2.- Tomate un instante para conseguir la emoción que estas sintiendo, sea: Rabia, Miedo, Alegría, Tristeza, Amor, Sorpresa, entre otras. Esto  te alumbra el camino, sobre el área emocional  que te dispara un sentimiento, y conseguirás un mejor camino para reconocerlo y aceptarlo.


3.- Reflexiona sobre lo que piensas, pregúntate: ¿Por qué cuando me ocurre “tal cosa” vienen a mi  estos pensamientos? ¿Para qué me sirven estos pensamientos? ¿Estos pensamientos son una verdad o con ello estoy evadiendo lo que realmente me ocurre? ¿Qué es lo que verdaderamente tengo  que aceptar? Las respuestas te dirán racionalmente que debes aceptar un sentimiento y concebir una solución verdadera.

Cuando  hayas podido realizar los tres pasos anteriores que permiten la identificación en todas las dimensiones de un sentimiento, podrás aceptar y hacerte cargo de algo  en tu vida que merece la pronta atención, para evitar que en el futuro llegue a niveles atormentantes.

Con todo esto estarás dando pasos adelante para mejorar tu condición de ser humano que merece ser Feliz consigo mismo. 


Amancio E. Ojeda Saavedra 

amancio@alianzas.com.ve
Twitter: @amanciojeda