viernes, 12 de octubre de 2012

Es la acción la que determina que “Sí puedes”


En muchas oportunidades nos colocamos un “no puedo”, “no  es posible”,  “yo no estoy preparado”, “eso es más fuerte que yo”, “si fulano no pudo ¿voy  a poder yo?”, etc. Y esos límites son únicamente mentales; los límites físicos, cognitivos o  emocionales no se han puesto a prueba.

Las dudas de lo que eres y de lo que no eres capaz se disipan intentando más de una vez. Es decir antes de creerte una frase que te limite, es mejor buscar actuar, es preferible darle más poder de convencimiento a la acción que a la parálisis de los límites del pensamiento.

Sin duda que escribirlo es más fácil que hacerlo, pero  lo que deseo provocar con esta lectura es la reflexión sobre lo que nos está deteniendo a actuar; lo que nos  está impidiendo movernos en la dirección que sabemos nos daría una gran satisfacción lograr, pero  un límite mental nos  impide intentar y  probarnos que si podemos.

¿Cómo pasar a la Acción?

a. Confrontando  los pensamientos (creencias) limitantes, con hechos del pasado  que te demuestran que cuando te lo propones puedes lograrlo.

b. Restándole poder a las “garantías” de éxito y  dándole poder a las garantías del disfrute y  el aprendizaje. De una situación donde debes asumir riesgos, enfocarse en la “garantía” que todo saldrá bien se convierte en un freno  de la acción; es preferible que se ponga como meta que todo  saldrá bien, y que se disfrutará el proceso y  el aprendizaje, hasta que todo esté como se desea.

c. Quitar todo el poder del “dedo acusador del entorno” que repite con frecuencia que las cosas tienen un “deber ser”; esto de alguna manera  coloca una camisa de fuerza que impide  movernos. Debemos comprender que existe “el deseo de un resultado superior” y se hará lo necesario para lograrlo sin dañar otros.

d. Creyéndose capaz de actuar, aprender y cambiar; y comprendiendo  que somos mejores en la medida en que actuemos desde la grandeza y la claridad de nuestro de Ser.  ¡Ponte en Acción! 


Amancio E. Ojeda Saavedra 
@amanciojeda