lunes, 7 de febrero de 2011

La Egorealización


Hoy me ocupa proponer la "autovaloración madura" como una manera de tomar el Ego y llevarlo a su expresión menos disonante y dañina posible.

La "Egorealización" la defino como: la práctica de llevar el Ego al nivel en que una persona se vuelve inalcanzable, soberbia, vanidosa y sólo busca la idealización del "Yo". En el lugar opuesto está la "autovaloración madura", referida al individuo que no necesita halagos, afirmaciones, ni ajenas actitudes que hagan crecer su ego, y no tiene temor de ser desaprobada o rechazada; ya que esto implica poseer un verdadero conocimiento y aceptación de uno mismo y el reconocimiento de las propias potencialidades, también la sana actitud de asumir los errores propios y las maneras de enmendarlos.

Podemos valorarnos de muchas maneras, en muchos aspectos, en muchas facetas y roles de nuestras vidas; donde en algunos sabemos que lo estamos haciendo bien y en otros en menos grado de excelencia o mal, lo que si podemos asegurar es que no todos podemos estar haciéndolos de manera perfecta; esto es humanamente imposible.

Cito a Ramiro Calle "Todos los seres humanos están conformados por esencia y personalidad, es decir por un yo real (La base, lo más genuino), un yo psíquico y un yo social (Lo adquirido). Es necesario atender tanto a la esencia como a la personalidad, pero cuando se atiende en demasía a la personalidad, como orienta esta sociedad, entonces la persona se pierde en sí misma y pone toda sus energías para definir la burda máscara de la personalidad, en detrimento de su ser interior".

Es tan cierto el párrafo anterior, que a veces perdemos nuestros mejores momentos de la vida como espectadores, porque no nos sentimos vistos; desaprovechamos la oportunidad para hacer crecer nuestro ser interior, por buscar la oportunidad de hacer que otros vean cuánto valemos, no miramos lo bello que somos al desnudar nuestro "yo" genuino, por vestirnos con un traje de lujo carente de legitimidad.

Para calmar la carrera frenética hacia a "Egorealización", busca un espacio de paz y sosiego y hazte una "autovaloración madura".

En la próxima entrega haré varias recomendaciones para hacerse "autovaloración madura". 


Nota: Artículo publicado en El Carabobeño el día 06/01/2011



Amancio E. Ojeda Saavedra / amancio@alianzasdeaprendizaje.com  
Twitter @amanciojeda