viernes, 17 de diciembre de 2010

Sexo en el Pupitre


En días pasados hablaba con una persona que tiene una niña de la misma edad que mi hija (9 años), y me contaba sobre lo desafiante que había sido una conversación sobre Sexualidad.

La conversación me llevó a reconocer que en la época en que vivimos,  este sigue siendo un tema insuficiente en horas de formación en la escuela, ni los niños, ni los adolecentes reciben las horas suficientes para entender y aprender este tema tan fundamental en la vida.  

¿Por qué hay más horas de matemática que sexología en los 11 años de formación (en Venezuela)? Seguro hay una respuesta lógica, pero la sexualidad más que lógica, es biológica y emocional.

¿Por qué hay más horas de historia del mundo y las naciones que horas para aprender de la historia de las familias de dónde venimos? Seguro hay una respuesta basada en nuestros valores patrios, pero la patria se construye con familias  sanas.  Aprendí mucho de mi historia familiar y la de mi esposa luego de 15 años de matrimonios y unos cuantos conflictos, muchos de ellos pudieron ser evitados si hubiese conocido primordialmente mi historia y la de mi esposa.

En el año 1989 conocí una joven Chilena en una empresa donde ambos éramos pasantes, ella un día llego “despechada”, y me preguntó:
-       ¿Por qué en el colegio no nos enseñan del Amor?   ¿Por qué en el colegio no nos enseñan de cómo administrar nuestra cartera? ¿Por qué en el colegio no nos enseñan de la muerte?

Confieso que no recuerdo si di una respuesta, pero lo que no olvido es el golpe que me causó en su momento una propuesta como esa. Hoy me sorprendo al saber que 20 años después las preguntas siguen vigentes. 


Depende de los padres
Creo que la respuesta del sistema educativo  es que eso depende de los padres, y son ellos los que tienen la responsabilidad de trabajar el tema de la sexualidad; lo que ocurre es que los padres no lo sabemos hacer, porque fuimos formados en el mismo sistema educativo vigente que no lo hizo, ni lo hace. Muchos países ya entendieron esto, y están haciendo lo necesario, otros aun estamos a la zaga. 

Estoy persuadido que la responsabilidad de este tema es principalmente de los padres, somos los padres quienes debemos asumir este tema con el profesionalismo que requiere, debemos estar pendientes cuando nuestros pequeños están mostrando signos de curiosidad, y salir adelante a dar las respuestas acertadas, donde se consideren un cumulo de elementos que se relacionan al tema, como: los valores, la salud física y mental, la seguridad, la genética, entre otros.

Luego  de estas reflexiones, no  me cabe la menor duda que tanto en el Pupitre como en la mesa de la casa, debe estar presente el tema de la sexualidad, la responsabilidad es compartida y cooperativa para que nuestros niños y  adolecentes, en su edad adulta tengan una vida más feliz.

Amancio E. Ojeda Saavedra
amancio@cantv.net 
Twitter: @amanciojeda

Este artículo fue publicado en El Carabobeño (Revista Parentesis - Pag 14) el pasado Domingo  12/12/2010.