domingo, 24 de mayo de 2015

Liderazgo fundado en la libertad de actuar y decidir



El líder de un país, organización, empresa u hogar, tiene la responsabilidad de educar a su gente para que sea libre de  pensar  y  de decidir, de eso trata el buen liderazgo. 

Muchos líderes alientan a las personas para que sean libres de pensar, pero al  momento que a ellos les corresponde decidir y  actuar bajo sus propios criterios, el líder no lo permite “Para que no  se equivoquen”. 

¿Cómo aprender si no te equivocas? 

La equivocación es una fuente de aprendizaje tan grande que debe ser vista como  una oportunidad, no necesariamente provocada, pero si  aceptada. Así pues el líder que no permite que su gente actúe, decida y  se equivoque (o acierte) les está robando la oportunidad de  aprender. 

El liderazgo en su permanente evolución, plantea que los seguidores deben ser educados y no  adoctrinados; deben ser formados y no  adiestrados; el líder debe cultivar gente libre de actuar y no corderos obedientes; los seguidores deben aprender a consultar  y no depender de las decisiones de su líder; ellos deben admirar a su líder como un modelo  a  seguir, sin la necesidad de copiar su estilo.

Todo  el que se aprecie como líder, debe fundar su influencia en hacer que la gente sea libre, que lo acompañe en la construcción de una visión sobre la base de relaciones igualitarias con sus seguidores, donde las diferencias nutren el proceso y permiten espacios para reconstruir y rediseñar la Visión. 

Cuando los líderes no permiten que su equipo se sienta libre y en confianza de tomar decisiones, el poder se va acumulando y  los procesos dejan de fluir de manera natural, para llegar a los límites de inoperancia y pérdida de resultados. 

Una manera que tienen los líderes de apoyar a sus seguidores, es estimularlos a crear una “bitácora de decisiones tomadas” sea cual sea el resultado y la magnitud de las mismas; y cuando juntos revisen las decisiones, apoyarlos en su justa medida, aprender de los resultados y seguir impulsándolos a tomar cada día más decisiones con riesgos calculados y libres de temores. 

Cerremos con una frase de Joanne Kathleen Rowling, creadora de la exitosa Saga literaria y fílmica “Harry Potter”, que reza: “Son nuestras decisiones las que muestran lo que podemos llegar a ser. Mucho más que nuestras propias habilidades”.



Amancio E. Ojeda Saavedra 
@amanciojeda