miércoles, 11 de febrero de 2015

Volví a la cancha.



Pocos de mis lectores y  relacionados en los últimos tiempos, conocen que unos de mis deportes favoritos es el Baloncesto, sin temor a dudarlo es el  deporte que más disfruto practicar. Pues hoy luego de muchos años, volví  a la cancha. 

Que placer, volver a la cancha. La tarde me premió con la oportunidad de jugar baloncesto, en una cancha parecida en la que aprendí hacerlo, y  por el grupo de jugadores que coincidieron a esta cita, son una categoría que me atrevo  a llamar como “Los que pasaron los 40” (con varias excepciones). Al ver a los jugadores me sentí en confianza, y lo primero que note es que con ese grupo al menos había dos lugares comunes, el primero: ellos seguro aprendieron a jugar viendo la “Liga Especial de Baloncesto”, donde las referencias eran muy claras y contundentes, y como no mencionar a: San Sheppard,   Armando Palacios, “El Kako”  Solórzano, All Smith, Los hermanos Lairet,  Alexis Rada, Gerald Cunnighans,   Yvan Olivares, entre tantos. Y lo segundo: es que allí  sólo estábamos por el  disfrute.     

Sin duda, luego  de  pasar muchos años sin jugar, se me fueron balones, fallé muchas veces, incluso  me hice consciente de mi temor de penetrar entre tantos jugadores para buscar la cesta, a pesar de ello, estoy contento  porque volví  a la cancha. 

De las mejores cosas que me ocurrieron esta tarde  fue el conectarme con un placer soberano para mí, el atreverme al disfrute sin enjuiciarme, el poderme reír de cosas que pasaban en el juego, el celebrar una buena jugada o una cesta, el ejercitarme, conocer a nuevo grupo  de  gente y el volver a la cancha. 

En momentos hubo  casi  una regresión al pasado, los reclamos, los sobrenombres, las discusiones, las etiquetas a los jugadores, las picardías, las soluciones a los conflictos de manera salomónica (un tiro libre), eran lo mismo que cuando  jugaba en mi ciudad natal Maracaibo, en la cancha de la Rotaria o en la de mi liceo. Es grato volver a estos tiempos de mi pasado y hoy volví a la cancha. 

Para resumir mis reflexiones y  que les sirvan a todos quienes leen esta entrega, les cuento que  “Volver a la cancha” significa que…  

…Siempre conseguirás hacer algo  que te conecte con el placer.

…No importa el tiempo que tengas sin hacer algo que verdaderamente te gusta, al hacerlo, el gusto vuelve. 

…Hay actividades del pasado donde tus pasiones se desbordaban, el tiempo y la madurez logran que lo observes con una mirada diferente. 

…El disfrute es cuestión de una decisión y no de una condición. 

Y me surge la pregunta, buscando conectarte con el placer: ¿A qué “cancha” iras a jugar tú?  



Amancio E. Ojeda Saavedra 
@amanciojeda