domingo, 20 de abril de 2014

Una actitud “Light” frente a la Vida


“Yo ese tema con mi jefe me lo tomé light…” escuché en una conversación, para referirse a un problema organizacional; frases como estas son comunes para reseñar alguna situación en la cual se le quiere restar importancia  o poder.  


Dado que ese “light” al que me refiero en el párrafo anterior, tiene varios “tonos” en cuanto  a su significado, es importante resaltar una diferencia en términos y  situaciones que se relacionan, una cosa es la Indiferencia, otra cosa es tomárselo a la ligera (light) y otra cosa es dejar que las cosas fluyan.

La indiferencia provoca de alguna u otra manera una consecuencia  a la larga; si hay una situación que es importante para mí y ante eso yo soy indiferente, en algún momento esa situación va a tener una consecuencia, y por tanto, al hacerse nuevamente presente, voy a tener  que tomarle más importancia, poder, atención y acción.

Por otro lado tomárselo de manera light, pudiera estar relacionado a quitarle poder aquellas cosas que sencillamente no tienen impacto en mí,  y que no vale la pena generar un desgaste físico y emocional en ello, por lo tanto  decido verlo y dejarlo pasar de manera fugaz, como una especie de acontecimiento sin valor (para mí). 

Finalmente, dejar fluir, son las situaciones en las cuales pongo mi energía,  atención y acción, y luego corresponde  dar espacio para un fluir natural de las cosas, en la cuales es preferible quitarle la atención y el poder para que ocurran, es decir, hay circunstancias que sé que debo atender, y una vez que hago lo necesario dejo que el fluir genere sus resultados y sus consecuencias; son cosas que no puedo forzar más allá del esfuerzo y la capacidad de  influencia que hoy poseo.

En estos tres escenarios, lo sabio es reconocer que hay situaciones en la vida, en las cuales puedo actuar de manera indiferente y  asumir las consecuencias futuras, puedo  asumir una actitud “light” porque no tendrá un impacto en mí, o simplemente hacer lo que me corresponde y dejar fluir.


Preguntas como: ¿En qué me afecta esta situación? ¿Tengo el poder para cambiarla? ¿Si le resto poder a esto, desaparecerá? ¿Qué puedo hacer hoy para atender esta situación  e influir verdaderamente en ella? ¿He hecho lo suficiente o hay otras cosas que puedo hacer? ¿Qué pasaría si  espero que las cosas que tienen que pasar, pasen? ¿Estoy avanzando o estoy derrochando energía? Entre muchas otras preguntas, podrían darme la respuesta si  ser indiferente, tomármelo light o dejar fluir.


Amancio E. Ojeda Saavedra
@amanciojeda