domingo, 9 de febrero de 2014

De docente insoportable a facilitador

En el año 1990, comencé a dar clases en un instituto universitario, estaba recién graduado  en Informática y computación, y  la verdad es que mi conducta de “docente estricto” sólo era una coraza de mis miedos,  así pasaron los años y  recibí poca formación para saber cómo ser un profesor al menos “soportable”. En  1995 conocí a un equipo de facilitadores de la JCI, decían que ellos aplicaban algo que se llamaba aprendizaje acelerado, y me dije: “Eso lo quiero aprender yo”. Luego  de  esto no me he separado del mundo del aprendizaje.

Durante el 2004 di  los primeros pasos para formar facilitadores de manera profesional, en el 2006, junto  a un buen amigo, creamos un programa denominado: “9 estrategias para facilitar el aprendizaje”;  desde ese momento  no he parado, este programa ya tiene más de 1300 personas certificadas y lo hemos ofrecido en muchas organizaciones de diferentes ámbitos e incluso en algunos países de Sur América.

Luego  de varios años, creamos otro programa: “Diseño instruccional con aprendizaje acelerado”, que ayuda a los facilitadores a generar una estructura y guía de facilitación coherente y centrada en objetivos medibles de aprendizaje;  finalmente incluimos otra experiencia denominada: “El ABC del orador profesional”, que atiende las habilidades de la oratoria y la expresión corporal. Así  se completa el programa de  manera perfecta, dado que podemos formar a los facilitadores desde tres (3) distinciones: 1. Las estrategias  para hacer que el aprendizaje sea significativo y divertido, 2. La manera de hacer un diseño que le permita al facilitador cumplir con los objetivos de forma balanceada y 3. Las habilidades para hacer buen uso del lenguaje verbal y corporal, para mantener a sus socios de aprendizaje atentos.     

La suma de estas 3 experiencias de aprendizaje la hemos llamado: “Trilogía para facilitadores”, y está siendo contratada por distintas organizaciones, aquellas que entienden que la mejor manera de crear una cultura organizacional sólida, se da donde las personas contribuyen con el aprendizaje de otros, y que la educación en  colectivo es la clave  para superar los momentos desafiantes.  


Estamos ofreciendo “Trilogía para facilitadores” abierta al público, para quienes tienen interés en ser mejores aprendices y mejores facilitadores, pueden informarse por www.alianzasdeaprendizaje.com 



Amancio E. Ojeda Saavedra 
@amanciojeda