lunes, 30 de diciembre de 2013

Pronósticos para el 2014

Aquí estoy, nuevamente en la víspera de un nuevo ciclo, un nuevo año para los cristianos, para entregar con todo cariño mis “predicciones” más claras. La única garantía que tengo de que lo que escribo aquí se cumpla es que cada quien decida creerlas y crearlas. 

Estos pronósticos vienen de mi convicción, que nuestro poder personal es mucho más fuerte que las condiciones astrales, que las circunstancias políticas y que los determinantes principios económicos. Aquí mi propuesta:

1.- Tu foco estará en “menos por más”: Cambiarás ese hábito de querer abarcar mucho y apretar poco, y pondrás la energía en un factor, que con inteligencia harás que te provea mucho más, que si la distribuyes en varias cosas medianamente atendidas. Está estudiado que las personas que se sienten triunfadoras y tienen éxito le “sacan el jugo” a aquello que conocen bien, haciéndolo con constancia.

2.- El mundo girará a tu favor: Confianza en ti mismo, ésta será la llave que abra las oportunidades que salgas a buscar, con toda la precisión que merece cada proyecto que decidas emprender. Cuando confías en ti, el mundo se mueve a tu favor, la gente confía en quien demuestra que confía en sí mismo.

3.- Tu alegría será la constante: Como regalo de Reyes, te premiarás con la diferencia que sorprenda a muchos y que te ayudará aun más, se trata de: Decidir estar alegre cada día más tiempo y con más razones para estarlo. Quienes deciden esto se llenan de optimismo, y con ello su actitud positiva sale a generar mejores estados emocionales.

4.- Te regirá el avance: Más allá de que muchos elementos puedan marcar tu existencia, te conectarás con el avance, como una formar de sellar cada acción y cada resultado; cuando algo no sale como queremos, la única manera de poder capitalizar ese hecho es sacando un aprendizaje, y eso sin temor a equivocarme se llama avanzar.

5.- Te desbordarás de sabiduría: Este período estará marcado por tu sabiduría, serás más consciente de que cada decisión que tomes tiene una trascendencia importante, tanto en lo personal como en lo colectivo; es por ello que decidirás con sabiduría, aplicando lo que hacen los sabios: Observar, escuchar, volver a observar y luego elegir.

Sirvan estos “pronósticos” del próximo año, como una manera de restarle poder a lo externo y concentrarnos más en lo que sí podemos cambiar, comenzando por nosotros mismos. 


Es momento de cerrar la última publicación de este año, haciéndoles llegar un abrazo fraterno, mi cariño sincero, mi agradecimiento por leerme y mis mejores deseos de salud y bienestar para todos cada día de sus vidas.

Siempre tu amigo…



Amancio E. Ojeda Saavedra
@amanciojeda
amancio@alianzasdeaprendizaje.com