sábado, 13 de abril de 2013

Carta para: El líder del equipo


Inicialmente queremos pedirle su permiso, para tratarlo en esta comunicación de "Tu"; eso nos hace sentir más en confianza y lo hace más cercano a todos nosotros; igualmente seremos muy respetuosos.

Hoy te escribimos todos los miembros de tu equipo, para pedirte expresamente varias cosas, éstas son:

a. Muéstranos el lugar hacia donde nos dirigimos (la visión), de manera de encontrarle sentido de trascendencia a este viaje.

b. Comunícate con cada uno de nosotros de forma particular, y acordemos de forma clara lo que esperas de nuestro desempeño.

c. Una reunión trimestral de todo el equipo liderada por ti, nos ayudará a saber cómo vamos y cuánto nos falta para cumplir los objetivos.

d. Sabemos que mientras más aprendas tú, más podremos aprender nosotros, así que cuenta que te apoyaremos para que cumplas con tu plan personal de aprendizaje.

e. Ayúdanos a construir nuestro plan personal de aprendizaje, con tus aportes estará más completo y aprenderemos lo que genere más valor para nosotros y el equipo.

f. Confía en nuestras capacidades, cuando sabemos lo que tenemos hacer, trabajamos con entusiasmo y profesionalismo.

g. Evita cualquier chisme, reproche, malentendido, comentario malintencionado, etc. Que afecte nuestro clima armónico de trabajo. Una conversación entre nosotros puede ser la solución a ese tipo de mensajes.

h. En los momentos donde la incertidumbre, la falta de información, la presión, la necesidad de resultados urgentes se hacen presente; es cuando necesitamos tu sabiduría, tu aplomo, tu respeto y tu apoyo.

i. Si observas que no estamos cumpliendo con nuestros compromisos, por favor no lo permitas, no podemos darnos el lujo de ser un equipo de bajo desempeño ¡Te damos el permiso para llamarnos la atención!

j. Celebra junto a nosotros los logros que vamos obteniendo en el camino, eso nos estimula para seguir construyendo junto a ti.

Te ratificamos nuestro compromiso y respeto, nuestros sinceros deseos de ser un equipo que puede ser medido por sus resultados, por el desarrollo de sus miembros y por el ambiente armónico donde nos desempeñamos.

La mejor respuesta a esta misiva, es tu acción con base a nuestras peticiones.

Atentamente,

Un Equipo Triunfador. 



Amancio E. Ojeda Saavedra