domingo, 26 de agosto de 2012

Crece la formación de Facilitadores


Con alegría he observado la creciente demanda de formar Facilitadores de Aprendizaje, esto es una noticia maravillosa y un hecho muy positivo para las organizaciones que lo están haciendo, las que continúan haciéndolo y las que lo harán.

La necesidad que tenemos los seres humanos de aprender data desde la existencia, y es por eso que el aprendizaje sigue siendo el  camino para una vida más plena y de menos tropiezos.

El Dr. Peter Senge, experto en aprendizaje organizacional refiere sobre la importancia de  Aprender a  Aprender, lo  siguiente: “El verdadero aprendizaje llega a la esencia de lo que significa ser humano. Mediante el aprendizaje nos re-creamos y nos volvemos capaces de realizar lo que nunca antes pudimos hacer. Mediante el aprendizaje incrementamos nuestra capacidad de crear, para formar parte del proceso generativo de la vida. Todo ser humano siente un profundo anhelo de este aprendizaje."


El primer paso

Antes de decidir formar un equipo  de  facilitadores,  es recomendable tener diseñado un plan de acción para estos profesionales, así una vez terminado el proceso de formación, pasen a poner en práctica lo aprendido y  se activen cumpliendo  con este nuevo rol; que por lo general está lleno  de satisfacciones positivas al ver en la gente que aprende, su  alegría y transformación.

Cuando en organizaciones nos contratan  para formar equipos de facilitadores, lo primero que garantizamos es que quienes se forman, recuperen el placer de aprender, y que se hagan conscientes que desde ese placer deben facilitar para contagiar a sus aprendices. El aprendizaje con diversión y disfrute siempre marcará la diferencia entre la fijación de un contenido y el cambio  de conducta.


¿Para qué formar Facilitadores?

l aprendizaje organizacional requiere como columna primaria, que exista un ambiente donde aprender  y contribuir con el aprendizaje de otros sea la constante; para poder lograr que se generen en las personas y en los equipos los cambios necesarios.

Una de las fortalezas de tener un equipo de facilitadores; radica en contar con gente flexible a los cambios, que los viven con menos resistencia y, que contribuyen para que otros aprendan lo necesario; esto hace de los procesos de transición situaciones menos traumáticas y difíciles, y por ende aumenta la velocidad en la obtención de resultados en los equipos.

Creemos en la formación de facilitadores internos, ya que hemos evidenciado los resultados que son capaces de producir en organizaciones de diferentes dimensiones y características.

A todos los facilitadores que se forman y producen cambios, estén en el lugar que sea, reciban nuestras palabras de estimulo para continuar este camino y el agradecimiento por enaltecer esta noble profesión.  


Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje
Teléfonos: +58-241-868.1788 
Twitter: @amanciojeda