sábado, 17 de septiembre de 2011

¡Amanecí depre hoy! ¿Qué hago?

El  titulo de este artículo es común escucharlo en muchas personas, a muchos nos ha pasado que amanecemos con las energías muy bajas, quizás estamos tristes o melancólicos; pero la depresión es otra cosa, tiene otras características que se manifiestan de muchísimas maneras.  Por lo tanto una forma de cambiar ese estado de ánimo, es modificando la palabra “depre” por una que se parezca más a lo que estamos sintiendo.

Podríamos irnos a buscar la raíz de esa baja de energía o tristeza, y trasladarnos al pasado y remover una cantidad de sentimientos  y emociones que puede empeorar la cosa, abrir un espacio emocional que no podamos cerrar de momento  y convertir esa situación que por  ahora es sencilla,  en un “huracán” de mayores magnitudes; lo cual sería  imprudente e innecesario.

Quiero promover el hecho  de conseguir recursos emocionales  y racionales  propios, los cuales nos permitan salir esa situación de forma rápida y efectista,  que permita tener un mejor día.

Aquí una lista de acciones prácticas, para salir de esa situación:

1.- Cuando  se descubra diciendo: “¡Amanecí depre hoy!”  complete la frase diciendo en voz alta y fuerte: “… y haré algo para salir de esto rápidamente”.

2.- Corra al  espejo y  sonría una docena de veces, así la sonrisa sea fingida, el cerebro  lo cree como natural y comienza a generar endorfinas necesarias para cambiar el estado  de ánimo.

3.- Viéndose al espejo sonreír, no  se enfoque en lo que no  le gusta o no acepta de su cuerpo (esto  es solo la caparazón), reconozca los miles de dones que posee como  ser humano, y agradezca a Dios por darle la oportunidad de vivir  y sonreír.    

4.- Consiga razones que ratifican que Ud.  merece ser una mujer o un hombre feliz; piense en su misión en este mundo, piense en su  labor como: padre, madre, hijo, profesional, etc.

5.- Olvídese de escuchar, leer  o ver noticieros colmados de malas noticias, cambie esa opción por buena música, lectura refrescante o programas de TV educativos.

6.- Llame a ese amigo(a) que se caracteriza por su buen humor  y optimismo, no le diga que tiene la energía baja, solo pídale que le cuente un chiste y contágiese de la energía positiva que esta persona emana.

7.- Vístase con la ropa que más le gusta y que sabe que le queda bien.

8.- Rompa la rutina y haga algo que le gusta hacer, que tenga relación con las distracción, vaya al cine, al teatro, un concierto, a caminar, a una librería, visite a un amigo, etc.

Estas acciones pueden que no  cambien la raíz de su malestar, pero si la forma en que usted se coloque para enfrentarla; estas acciones pueden cambiar su  energía  y  sus pensamientos para ver mejores salidas a los problemas; estas acciones son mucho mejor que no hacer nada para cambiar esa “depre”.    


Amancio Ojeda Saavedra
amancio@cantv.net
Twitter: @amanciojeda