viernes, 5 de agosto de 2011

“Tener” es un falso placer

Observo y me observo en muchas oportunidades en una carrera por el “tener”: tener un nuevo  carro, una nueva casa, un nuevo teléfono, unos nuevos zapatos, un nuevo viaje de placer, un refrigerador más amplio, un computador más actualizado, etc. Y cuando racionalizo sobre esas “necesidad” me doy cuenta que ando buscando satisfacer el “placer de  tener”.

“Tener” genera un placer efímero y momentáneo, el “tener” crea una sensación parecida a ser feliz, el “tener” exalta el ego, lo sobre estimula y por esa razón es  que nos gusta tanto “tener”.
Hay quienes desarrollan una vida por “tener”, y lo anteponen al ser Feliz, basta con verlos que tienen muchas cosas, más de las que necesitan, pero menos de las que ellos buscan. Hay quienes son tan pobres que sólo tienen cosas materiales.

¿Cómo saciar esta sed de tener?
Una forma para salir de la trampa del “tener” y que me funciona cuando me descubro atrapado, es hacerme consciente que ser Feliz es una consecuencia de lo que soy, y no  de lo que tengo.

Yo soy feliz porque estoy cumpliendo los roles que soñé hacer y  que decidí tomar. Yo vivo feliz porque soy y hago mis roles de padre, esposo, hijo, facilitador, consultor, ciudadano activo, entre otros. 

Cuando me llega el desespero o el apuro porque “tengo que tener algo”, me digo:  - Eso llegará en su justo momento, así que ponte hacer lo que te genera un verdadero placer.

Yo no creo que el “tener” sea algo nocivo, muy por el contrario, yo  quiero ir mejorando mi  calidad de vida cada día, pero de lo que estoy  seguro es que es el ultimo escalafón de la pirámide, como respuesta del universo  cuando te enfocas como base a SER, luego te dedicas  a HACER y seguro llegaras a TENER.

 ¿Qué haces tú cuando te descubres en la trampa del “Tener”? 

Amancio E. Ojeda Saavedra
Alianzas de Aprendizaje

Twitter: @amanciojeda