domingo, 20 de marzo de 2011

Cuando se cambia de empleador


Es común que ocurra que alguien cambia de empleador por diferentes razones, entre ellas: Mejor paquete salarial, mayores posibilidades desarrollo, conflictos y un clima organizacional insoportable, lucha de poderes, ubicación geográfica, entre otras. 

Cuando  esto ocurre, muchos de los que protagonizan estos cambios llegan a su nuevo  empleo – incluso en empresas competidoras -  con una actitud que aunque puede parecer adecuada, la verdad es que marca su imagen en su nueva organización. 

Aquí presento ciertas recomendaciones que pueden considerar a su llegada, muchas de ellas deben permanecer en el tiempo como una competencia necesaria para la armonía organizacional. Preste atención a lo siguiente: 

1.-  Sepa que llegará a una nueva organización  que no  es perfecta (ya que ninguna lo  es), y esto  lo expondrá ante nuevos conflictos, nuevas situaciones de desafíos  y nuevas realidades. No importa el tamaño de la organización, siempre habrá situaciones que no son de agrado para la gente.    

2.- El primer día reúnase con todo su equipo, hable con ellos, sea transparente y  sin poses, mantenga la humildad por delante.  

3.- Los chismes y personas descontentas existen en todo lados, evite ser prejuiciado por este tipo  de  información mal sana. 

4.- Nunca haga cuestionamiento y ponga en mal  el trabajo  de  las personas anteriores que estuvieron en su cargo, usted fue llamado para solucionar problemas

5.- En nada contribuye el hecho  que usted deje ver lo mal  que los otros lo hicieron,  lo que realmente importa es lo bien que usted puede hacerlo

6.- Libérese de los prejuicios de la primera impresión, dese el chance de conocer a la gente. 

7.- Nunca hable mal de su trabajo anterior, eso es pasado y ya no importa, paradójicamente lo que le permitió tener este nuevo  empleo es haber estado en el otro. Seguramente en el trabajo anterior así como sufrió, también disfrutó y aprendió; por ello, en forma de agradecimiento por lo bien vivido, no invierta tiempo ni energía en hablar mal de quienes no se pueden defender. 

Hoy las personas son evaluadas en todo momento, y los lideres y gerentes saben que si alguien llega a una organización con una carga negativa y anclada al pasado, esa será la actitud que prevalecerá en la nueva organización.


Amancio E. Ojeda Saavedra
Coach de Aprendizaje
Twitter:  @amanciojeda