jueves, 3 de febrero de 2011

Quemaré el pasado


“Dado que quiero una nueva vida, quemaré el pasado: Botaré todas sus cartas, email, mensajes, lo eliminaré del Facebook, lo eliminaré del PIN, lo sacaré del messenger;  regalaré todo obsequio que me dio, incluso ese CD que tanto me gusta; no saldré con los amigos en común; no frecuentaré los sitios que íbamos juntos, total no quiero  saber nada más de ese pasado. 

Buscando un nuevo renacer, haré un nuevo  círculo de amigos, buscaré un nuevo empleo en otra ciudad (mientras más lejos, mejor); cambiaré el closet totalmente y un nuevo corte de cabello,  para vestir y verme diferente; y  desde hoy  me gustará la playa, los viajes de aventura y jugar domino.”


Esta imagen anterior es repetida, es común y un clásico conductual cuando  se desea un cambio de vida; pero por más que hagas todo lo anterior el pasado te alcanzará nuevamente, si los cambios no vienen de manera profunda y basados en la búsqueda de una existencia superior. 

Ninguna razón que motive tu cambio merece que cambies tu esencia, merece que te impongas nuevos gustos para complacer a quienes están a fuera, y que tu cambio  sea tan radical que te desconozcan como persona. 

Es importante tener presente que los verdaderos cambios, toman su tiempo para que los demás lo noten, los verdaderos cambios vienen de adentro  hacia afuera, los cambios que se desean con fervor, no se divulgan ni se muestran en un “Espectáculo de muchas luces”. 

Son poco funcionales los cambios radicales, mi experiencia es que las personas vuelven a sus antiguas congruencias tarde o temprano, cambian el ropaje pero muy poco la conciencia y el corazón, y  eso hace que al final se repitan las conductas.

Cuando  se desea o  se necesita cambiar se comienza por dentro, una vez que se siente bien con ese cambio, cuando  se ha evolucionado con las nuevas conductas, será el momento  en que el entorno lo identificará. 

No basta con mostrar que se ha “quemado el pasado”, se necesita sembrar en el corazón un nuevo presente. 


Amancio E. Ojeda Saavedra 
Coach de Aprendizaje 
Twitter: @amanciojeda