sábado, 12 de febrero de 2011

Cuando los Jóvenes se Convierten en Visionarios...




Algunos Hombres ven cosas como son y dicen “¿Por qué?”. Yo sueño cosas que nunca vi y digo “¿Por qué no?”  
 .- George Bernard Shaw.

Partiendo de esta gran frase,  entablé una conversación con un joven, quien apenas hacia 2 días celebraba su fiesta de graduación,  cuando le pregunté que iba estudiar o quien quería ser en el futuro, (siendo el  año 1.998)  me respondió que en el año 2000 el estaría en la universidad..., y entiendo que él asumió el futuro como el inicio del próximo milenio, me atreví a decirle que porque no podía pensar en el 2025, que hiciéramos un ejercicio de visualización y nos trasladáramos a ese año 2025 cuando él tuviera 44 años, el inició el proceso y en medio del ejercicio se detuvo, y me dijo - ¡Esto solo es soñar,  la realidad es otra  y aunque yo sueñe mucho no ocurrirá así!.

Esta actitud me angustió y me pregunté ¿Será qué hemos perdido el deseo de Soñar?, Preferí culminar la conversación citándole la frase de George B. Shaw. Con la que inicio este artículo.

En el proceso de reflexión de lo ocurrido, me di cuenta que a nuestros jóvenes en el proceso de educación le han cortado  el derecho de soñar y visionar más allá de su meta próxima, que nunca han tenido la oportunidad de plasmar como desean su futuro, y mucho menos planificarlo, ellos sienten una gran desorientación y aplican mucho ese refrán que dice “Como valla viniendo vamos viendo”.

En vista de esto, quiero comunicarles a todos los jóvenes la importancia de una Visión, la cual es definida como: “Especie fantástica y sin realidad que se toma como verdadera”, este término está muy ligado a dos palabras que son sus mejores aliadas, la Primera es Soñar, que no es más que “Anhelar con persistencia una cosa” y Creer que significa “Tener por cierto algo”. Todo esto en un excelente conjunto nos permite conocer que el rumbo de cada uno debe estar basado en una visión, en la cual siempre debemos creer y nunca dejar de soñar.

En un estudio que duró 25 años, realizado y publicado por Napoleon Hill (La Ley del Éxito), donde se tomaron a los 500 hombre más ricos de esa época, se determinó que parte del éxito que habían obtenido era gracias a que su vida partió con una visión, que esta visión siempre los acompañó, nunca la olvidaron y trabajaron muy duro para conseguirla, en el  90% de los casos estaba escrita o  plasmada de alguna manera.

Es por ello que es importante comprender lo vital de una visión, sin olvidar que solo podremos lograrla si creemos en ella, si soñamos con ella, si planificamos y ejecutamos las acciones que nos permitan demostrar que somos seres excelente capaces de lograr  el éxito. 

Nota: Este artículo lo  escribí  en agosto de 1998, fué publicado en el Diario "La Nación" del Táchira, y  es el primer artículo que escribí y que fue publicado por un medio.  


Amancio E. Ojeda Saavedra 
Facilitador de Procesos de Aprendizaje 
Twitter: @amanciojeda