jueves, 6 de enero de 2011

Creencias del Amor



“Hasta donde hemos perdido la Creencia, hemos perdido la razón”
Gilbert K. Chesterton

Estudiando sobre las Creencias, y como afectan nuestro poder de actuar, nos  detienen y nos hacen más vulnerables, así mismo, como una creencia “modificada” puede revertir mis resultados,  decidí compartir lo que estoy  aprendiendo y poniendo en práctica con un amigo, a quien hoy le sirvo de Coach.

En medio de la escritura, para compartirlo con Uds., una buena amiga me  invitó a visitar su  Blog, a leerle y comentar sus artículos, y me conseguí con uno que me llamo en extremo la atención, sobre todo, porque está lleno de sus creencias sobre el amor.

María Mercedes Gómez (mi amiga) escribe: “El amor esta presente cuando soy libre de manifestarlo de cualquier forma. Puedo amarte y sentirme amada de infinitas formas posibles, puedo transformar la manifestación pero no la emoción    

Esta creencia puede o no ser compartida por otros, pero es sin duda, cuando ella  la verbaliza y la hace conciente, cuando la Creencia toma valor, el darle nombre y apellido a una creencia, nos ofrece la  oportunidad de identificarla e irle dando su justa  dimensión.

Creer en el Amor
El amor por  ser un acto lleno de contradicciones, imprecisiones, misterios, lugares desconocidos, sabor, gratificación, complejidad, complicidad, ilusión, trascendencia, entrega, entre tantas otras cosas; se convierte en una emoción, que aun sin querer, la queremos sentir, la buscamos, la idealizamos y vivimos por ella y para ella.

El amor, es una emoción muy poderosa, que con base en nuestras experiencias, vamos moldeando a “nuestra forma” y este molde no  es más que un conjunto de creencias.

Cuando alguien decide “no creer en el amor”, lo que realmente le corresponde es revisar de manera profunda,  las creencias que le están invitando a evitar tan sublime y necesaria emoción.

La vida cambia en el amor, y sobre esta emoción se debe ser optimista incorregible. ¡Que viva el amor!