jueves, 11 de noviembre de 2010

3ra Ley de Newton en las Emociones


“La acción no debe ser una reacción sino una creación”

Mao Tse-Tung


La tercera ley  de newton afirma que “a cada fuerza de acción corresponde una fuerza de reacción igual y opuesta” esto es aplicado en la física más no en las emociones; en nuestra vidas, si aplicamos una acción emocional, la más seguro  es que tengamos una reacción que complementa, apoya y fortalece la emoción que promovió la primera acción.

Veamos un ejemplo de lo que afirmo, cuando estas en una conversación que esta tomando un tono agresivo y decides poner pausa, salir de la escena y retomarla en otro momento, al hacerlo, la otra persona (aunque no lo diga) agradece esa conducta, y en muchos casos la siguiente conversación es mucho más productiva y sana. Lo que ocurre en estos casos es que alguien decidió poner una emoción positiva evitando llegar a la ira y a mayores ofensas, y la conducta recibida se orienta en el mismo sentido.

Si ciertamente no discrepo de las leyes de newton en la física, reconozco que no tiene aplicación en lo emocional; lo que propongo, es hacerse conciente que en el momento en que decides colocar en tu vida una emoción positiva, nutritiva, gratificante, lo más seguro es que la respuesta que recibirás del universo, estará orientada en el mismo camino. El papa Juan Pablo II, fue vivo ejemplo de dar amor y recibir amor. Son las emociones las que dan sentido  a nuestras vidas, si nos aferramos a una emoción y permanecemos en ella, será en este orden lo que recibiremos.

El psicólogo conductista estadounidense John Watson puso de manifiesto en una serie de experimentos que las reacciones emocionales pueden condicionarse. Si esto  es así, tú puedes programarte para que tus emociones sean siempre sanas y te permitan estar mejor.

Como conclusión, hago la adaptación a un viejo dicho “Dime en que emoción  andas, y te diré que recibes”.

Amancio E. Ojeda Saavedra
amancio@alianzasdeaprendizaje.com